En México, 77% del agua se destina a la producción agropecuaria, 14% al abastecimiento público (hogares e industria conectada a la red de distribución) y 9% a la industria autoabastecida. Alrededor de 40% del agua se desperdicia debido a riego ineficiente, fugas y malos hábitos de consumo.

El agua que circula por los ríos, lagos y acuíferos, proporcionada por la naturaleza y sus ecosistemas, es la que tenemos disponible para nuestras actividades económicas y domésticas. En México, en 50 años se perdió más de la mitad del agua dulce disponible debido al desperdicio y a la contaminación.

Para ayudar a la reflexión sobre el uso que le damos al agua y la necesidad de preservar los ecosistemas que la generan, esta sección reúne libros, guías, estadísticas, catálogos de tecnología y más. Para facilitar su consulta, están agrupados en los tres rubros que aparecen abajo.

.