Aguas negras abastecen a red de Cutzamala

16 julio 2012

15 de julio de 2012
Fuente: Terra
Nota de Alejandro Ramos y Sandra García

Distrito Federal.- El Sistema Cutzamala, que abastece de agua al Distrito Federal, recibe diariamente descargas de aguas negras.

Y es que, de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), se han detectado al menos 60 puntos de descargas de aguas insalubres, tanto de rastros, granjas, hoteles y particulares como de una cárcel municipal que contaminan el lago de Valle de Bravo, que abastece de agua a parte de la Ciudad de México.

La dependencia puso en marcha un operativo luego de que, a principios del mes pasado, se encontraran toxinas en las presas Valle de Bravo y Villa Victoria que ocasionaron que el agua llegara al Valle de México con mal sabor y olor.

Como producto del hallazgo de los vertederos de aguas negras, han sido interpuestos 51 procedimientos administrativos en el último mes, informó Carlos Ruiz, director de Administración del Agua del Organismo de Cuencas del Valle de México, pese a lo cual sólo han sido suspendidos, hasta ahora, 5 puntos.

Uno de éstos pertenecía al Hotel Misión Refugio, una de cuyas dos fosas sépticas presentaba fracturas. Lo mismo ocurrió con dos descargas del Rastro Ecológico Municipal, que vertían sangre y desechos producidos por la matanza de animales, y con un punto de descarga en un domicilio particular.

En el quinto caso, el Centro de Readaptación Social de Valle de Bravo, dependiente del Gobierno estatal, se dio un mes de plazo para que regularice su sistema de drenaje.

“No pudimos aplicar clausura ni suspensión porque ¿a dónde mandamos a los reos? Tenían un cárcamo que bombeaba el agua residual a la planta de tratamiento.

Esa bomba se quemó hace algunos meses. La descarga no podía ser bombeada, y las aguas residuales se conducían hacia la presa”, explicó Ruiz.

El funcionario admitió que el impacto de la contaminación es alto, aunque dijo que es difícil cuantificar el volumen de aguas negras que se vierten porque se trata, generalmente, de descargas clandestinas que no son monitoreadas.

José Luis Luege, director de la Conagua, atribuyó el problema al crecimiento urbano desordenado en los últimos años en la zona, lo que provocó cambios en el uso de suelo, de boscoso a agrícola, y asentamientos irregulares que las autoridades no pudieron contener.

“La amenaza de la mancha urbana y la proliferación de granjas y rastros que nunca han tratado sus aguas es constante. Los desechos van a las barrancas y, de ahí, a los afluentes que alimentan al Cutzamala”, expuso.

Luege informó que, para resolver el problema, se comenzó a diseñar un plan a 10 años enfocado a la recuperación de suelos en los 2 mil 627 kilómetros cuadrados que conforman la cuenca del Cutzamala.

Exigen estudio hidrobiológico

La Conagua debe realizar un estudio hidrobiológico en las 7 presas del Sistema Cutzamala, principalmente en la de Valle de Bravo, para determinar su grado de contaminación derivado de las descargas de aguas negras, urgieron investigadores de la UNAM.

Irma Rosas, del Centro de Ciencias de la Atmósfera, advirtió que los recientes hallazgos de la toxina geosmina indican un alto florecimiento de cianobacterias, que se alimentan de la materia orgánica de las descargas.

Gerardo Ceballos, del Instituto de Ecología, dijo que es imperativo saber qué tóxicos se encuentran sedimentados en las presas.

Artículos relacionados
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para lograr una gestión eficiente de los recursos hídricos se requiere de un marco de transparencia y rendición de cuentas que promueva la participación ciudadana en la toma de decisiones sobre el uso y gestión del agua ¡Pon a prueba tus conocimientos en el tema!

Participa, aprende y diviértete.

 

¡Ir a la Trivia!