Breve historia de la desecación de los lagos del Valle de México: desde Tenochtitlan hasta el nuevo aeropuerto internacional

27 diciembre 2019

27 de diciembre del 2019
Fuente: nexos

Tal cual se aprecia en los mapas hidrográficos de la región, Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta conforman la esquina sudeste de la Ciudad de México. En conjunto, estas tres delegaciones tienen una superficie aproximada de 433 km2, cifra que constituye una tercera parte del territorio capitalino. En la franja superior del área que contemplan, una longilínea y otra más bien poliédrica, hay dos extensiones acuáticas que tuvieron una importancia inestimable en el desarrollo y la prosperidad de las civilizaciones precortesianas, y que en los últimos cuatrocientos años, a partir del siglo XVI y a causa de la poca adaptabilidad de las técnicas hidráulicas provenientes de la Península Ibérica,1 han protagonizado una carrera en apariencia irrefrenable hacia su propia desecación: al oeste, el lago de Xochimilco; al este, el de Chalco.  Leer más

Más artículos en 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El artículo 4º de la Constitución mexicana afirma que “toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible.” Sin embargo, 47% de los mexicanos no tiene acceso constante al agua potable. La disponibilidad del recurso y su abastecimiento dependen de diversos factores. ¿Conoces cuáles? ¡Descubre más en esta trivia!

¡Ir a la Trivia!