Convención sobre la conservación de las especies migratorias de animales silvestres

06 septiembre 2018

Las aves playeras (chorlos, ostreros, playeros, becasinas y zarapitos) se pueden encontrar en algún momento del año en toda la costa del Pacífico del hemisferio occidental. Muchas especies viajan desde sus zonas de reproducción en el Ártico para pasar el invierno en las playas y planos lodosos de México, Centro y Sudamérica, donde comparten hábitat con especies residentes. Ya se trate de aves migratorias o residentes, las aves playeras y los hábitats de los que dependen están expuestos a una creciente variedad de amenazas antropogénicas. Aunque los retos son grandes, existen soluciones. A lo largo del hemisferio occidental, los científicos de aves playeras, conservacionistas y administradores se han unido para tratar los problemas relacionados con la conservación en todo el ciclo anual de este increíble grupo de aves. Aunque no hay duda que el éxito de la conservación depende de las acciones iniciadas en el ámbito local, las intervenciones aisladas tienen mayores posibilidades de influir positivamente en las poblaciones si se coordinan a la escala de rutas migratorias.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!