Chiapas: La paradójica lucha por el agua

27 marzo 2014

En Chiapas, el estado con la mayor disponibilidad de agua por habitante en México, la disputa por este recurso se dirime por medio de las balas de las AR-15 y las AK-47, sobre todo en las comunidades indígenas.

Paradójicamente, el líquido no llega a miles de habitantes de la entidad por causas que tienen que ver con la poca infraestructura hidráulica, la pésima distribución del recurso, pero también a intereses políticos y partidistas, así como a las pugnas religiosas y rencillas ancestrales.

En los últimos 13 días, en dos enfrentamientos que ocurrieron en los municipios de Zinacatán y San Cristóbal de las Casas, un niño perdió la vida y 30 indígenas han resultado lesionados a balazos, golpes, pedradas y garrotazos.

El 4 de marzo, 20 indígenas tzotziles de la comunidad Jech Toch, municipio de Zinacatán, resultaron lesionados en un enfrentamiento.

Ese día, un grupo de 20 indígenas liderados por el agente municipal José Esteban Pérez, militante del PRI, llegó a la casa de Juan López Méndez para cortar el servicio de agua, con el pretexto de que no había entregado su cooperación.

En pocos minutos, otro grupo de militantes del PVEM, en el que milita López, se organizó y encaró a los priístas. En pocos minutos, de las palabras pasaron a los golpes, pedradas y garrotazos.

Como resultado, 20 tzotziles resultaron lesionados, por lo que tuvieron que ser trasladados hacia clínicas de la región.

Además, los priístas retuvieron a Juan Hernández Hernández y su hijo Mariano Hernández.

Pero las cosas no quedaron ahí, ya que los verdes golpearon al retenido Juan López Méndez, para luego trasladarlo hacia la comunidad de Pasté, del municipio de Zinacatán.

Funcionarios del gobierno del estado mediaron en el conflicto para que fueran liberados los retenidos.

Del problema de la distribución del agua no hubo acuerdos.

Ese 4 de marzo, habitantes del municipio de Pueblo Nuevo denunciaron que en tres meses 12 mil habitantes de los siete barrios se quedarían sin el líquido, proveniente del ejido Los Laureles.

En su desesperación, los habitantes de Pueblo Nuevo, ubicado a 121 kilómetros de Tuxtla Gutiérrez, bloquearon la carretera que enlaza este poblado con Tabasco.

Los afectados explicaron que desde hace varios años han sufrido el desabasto de agua, y para solucionar la demanda, el alcalde Enoch Díaz Pérez, del PRD, realizó un convenio con los habitantes de Los Laureles para surtir los hogares.

Después de instalada la tubería y acordar el pago de 150 mil pesos mensuales a los habitantes de Los Laureles, el alcalde ya no quiso pagar y fue entonces que los ciudadanos buscaron el dinero para la deuda y tener agua.

Lo peor fue que cuando llevaron el dinero a las autoridades comunitarias de Los Laureles, éstas dijeron que sólo tenían tres meses de agua, porque el manantial empezaba a bajar de nivel, y de seguir así, también se quedarían sin agua.

Después de hablar con funcionarios del gobierno del estado y de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), los habitantes les pidieron buscar un manantial, pero después de varios días de trabajos no hallaron una fuente de abastecimiento cercana y la más próxima está en una parte baja del municipio.

El pasado 15 de marzo se registró un violento enfrentamiento en la comunidad San Antonio del Monte, donde un niño de 10 años de edad perdió la vida y 10 adultos más resultaron heridos, cuando integrantes de un grupo armado que portaba fusiles AR-15 intentó liberar a un indígena tzotzil acusado de no pagar su cuota de agua.

Los habitantes de ese poblado dieron a conocer que el origen del conflicto se debe a la disputa de un manantial que surte de agua a la colonia y, a pesar de que un grupo de habitantes realizó el pago para tener acceso al líquido, se le ha negado el servicio.

Ese día, los habitantes del poblado se negaban a regresar a sus hogares, pues les avisaron que el grupo opositor los esperaba en el lugar e impediría la entrada a sus casas.

Otros conflictos se han registrado en Tenejapa, donde el año pasado se enfrentaron con armas de alto poder indígenas tzeltales de la comunidad Kokolté y del barrio La Curva de ese lugar, por la distribución de agua, aunque el problema inició con la instalación de topes en la carretera, una refriega que se saldó con un muerto y 12 heridos.

Cuando los habitantes de Kokolté suspendieron el abasto del líquido a 70 familias de La Curva se registró el enfrentamiento, en venganza por una disputa anterior.

Los conflictos religiosos también influyen. Miles de pobladores de la localidad de José María Morelos, en el municipio de Tumbalá, de religión presbiteriana, llevan un mes sin agua, debido a que sus vecinos pentecostales de un ejido cercano, destruyeron la tubería.

Los problemas también se han extendido a Huixtán, Chanal, San Juan Cancuc y Las Margaritas, donde grupos de indígenas se han enfrentado por la falta de agua.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) considera que, pese a la disponibilidad de agua en Chiapas, menos de 50% de la población puede abastecerse del líquido en las regiones Sierra y Altos, donde están las comunidades más pobres de México.

El Consejo Nacional de Población (Conapo) estima que 50% de la población que tiene acceso al recurso, pero sólo en la mitad de los casos la toma se encuentra en el interior de las viviendas, es decir, únicamente el 26% de las viviendas de Chiapas tiene agua entubada. Además, se estima que entre 40% y 50% se desperdicia en fugas por la deficiente red hidráulica de las principales poblaciones.

La abundancia de agua en manantiales y ríos, así como la escasez de ésta en algunas comunidades, es lo que persiste en la entidad.

Para el especialista en el tema de agua Daniel Villafuerte Solís, el gobierno federal "mantiene la visión" de Chiapas como si fuera una "despensa" para surtirse de materias primas, alimentos, energéticos y agua.


26 de marzo de 2014
Fuente: El Universal
Nota de Fredy Martín Pérez

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!