Innovación para reducir desechos, a través de la economía circular

13 agosto 2020 Agua

13 de agosto de 2020
Nota de: Joel Pérez, Gerente Senior del Centro de Investigación y Desarrollo (CID) de Rotoplas.
Georgina Tolentino, Gerente de Investigación e Innovación: Plataforma de almacenamiento

La economía circular busca redefinir el modelo lineal de producción aplicado actualmente a la mayoría de los productos que consumimos, para los cuales, gran parte de los materiales involucrados en su producción provienen directamente de la naturaleza. En la mayoría de los casos, los productos tienen una vida útil de unos cuantos días, tras lo cual son desechados en algún punto por el consumidor final.

En contraste, la economía circular promete cambios profundos en todos los ámbitos, al promover modificaciones a los esquemas de producción, en los que a través de la innovación sea posible integrar la sustentabilidad, evitando una incesante necesidad de recursos naturales no renovables.

Redefinir y pensar productos que puedan reutilizarse o reintegrarse después de cumplir su primer ciclo de vida, representa que a nivel global y local, los plásticos de uso industrial como los polietilenos de alta densidad permanezcan durante más tiempo en los ciclos de producción. Como resultado, se reducen los costos y el impacto en el bolsillo de los clientes.

Si bien siguen produciéndose y utilizándose plásticos de un solo uso, en México, grandes empresas han enfocado sus esfuerzos en demostrar que ciertos tipos de plástico pueden convertirse en el vivo ejemplo de economía circular y han resultado todo un éxito, al reaprovechar las materias primas recuperadas para fabricar nuevos productos.

Tal es el caso del reciclaje industrial para productos garantizados de por vida para los hogares, como los tinacos, que actualmente se pueden fabricar con más del 70% de materiales de reúso, eliminando la necesidad de extraer petróleo para transformarlo en polietileno.

Actualmente se ha identificado que al procesar los productos, desperdicios, recortes, rebabas y aquellas piezas que los usuarios han desechado, es posible obtener de nuevo los materiales base de primera calidad necesarios para darles la misma resistencia que los productos requieren y que de esta manera puedan generar un producto nuevo.

Una de las estrategias a implementar por estas empresas, es el reducir al mínimo aquellos residuos que terminan en tiraderos de basura, campos abiertos o mantos acuíferos, al redireccionarlos a procesos de triturado y extrusión, en donde el plástico se inyecta de las vitaminas necesarias para regenerarse, como aditivos o antioxidantes.

El beneficio a corto plazo es el económico, pues a través del uso de materiales recuperados se multiplica la utilidad del polietileno, obteniendo a cambio productos que no comprometen su utilidad y desempeño.

A largo plazo, a través de la economía circular es posible también que los procesos industriales únicamente utilicen materiales biodegradables en la fabricación, con la finalidad de que estos puedan retornar a la naturaleza sin provocar un impacto ambiental importante. Para aquellos aditamentos que por su origen no contengan estos materiales, se buscará reincorporarlos a los ciclos de producción, para formar parte de nuevas piezas.

Estos esfuerzos deberán estar acompañado de actividades de recolección y logística inversa, con el fin de aumentar las tasas de reintegración de materiales. Igualmente, estas iniciativas deben crear conciencia entre las empresas de plástico sobre la rentabilidad de implementar prácticas de reutilización, comparado con los procesos de creación de productos desde cero, provocando en consecuencia, el que los procesos de producción reduzcan costos al eliminar maquinaria para extracción y transformación de la materia prima.

Además, a partir de la recuperación de materiales base, estas industrias no volverán a experimentar su escasez y podrán seguir con la confianza de ofrecer a los consumidores productos de la más alta calidad.

Con políticas que obliguen a las empresas a reciclar es posible apoyar además a la generación de empleos en las plantas captadoras, para separar residuos. En países como España, la gestión de desechos ha generado ya miles de nuevas opciones laborales.

A futuro, se espera además convertir esta práctica en una de las herramientas más relevantes para combatir el cambio climático y reducir el impacto ambiental que provocan las industrias.

La innovación con sentido en economía circular permite establecer organizaciones industriales sostenibles, a través de gestiones óptimas de stock de materia prima, complementados con el uso de energías renovables en los edificios empresariales y plantas.

Otro de los beneficios es contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como el 6, que corresponde al acceso a agua limpia y saneamiento. De igual manera, a través del desarrollo de infraestructura, será posible cumplir con el ODS 9 en donde se promueve la industrialización inclusiva, en donde la investigación y capacidad tecnológica puedan garantizar una vida sana y el bienestar para la sociedad que se contempla, además, en los ODS 3, 4 y 5.

Asimismo, se espera que este tipo de prácticas, en coordinación con Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y administraciones públicas, puedan convertirse en alternativas importantes para combatir el rezago social en zonas rurales y urbanas, a través del impulso a la creación de más empresas sustentables.

Sin duda, la innovación es el medio para que las empresas pueden tener un impacto real en la sociedad permitiendo garantizar una mejor calidad de vida, sin la necesidad de agotar los recursos que nuestra naturaleza nos provee.

Más publicaciones en

Artículos relacionados
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El artículo 4º de la Constitución mexicana afirma que “toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible.” Sin embargo, 47% de los mexicanos no tiene acceso constante al agua potable. La disponibilidad del recurso y su abastecimiento dependen de diversos factores. ¿Conoces cuáles? ¡Descubre más en esta trivia!

¡Ir a la Trivia!