Crece racionamiento de agua por sequía en Cundinamarca

18 enero 2010

18 de enero de 2010
Fuente: El Tiempo

Es el departamento más afectado por el verano; ya tiene 11 municipios con restricciones.

Sin agua durante dos días a la semana y durante todas las noches viven desde noviembre pasado los habitantes de La Mesa, población cundinamarquesa a 54 kilómetros de Bogotá. Es la única opción para no agotar las reservas que se tienen gracias a los carrotanques que han llevado el líquido desde la capital.

Félix Guerrero, gerente de las Empresas Públicas de Cundinamarca, explicó que “Los habitantes de La Mesa necesitan 50 litros por segundo y hoy sólo están recibiendo 23”.

Con la cantidad de visitantes que recibió la población el último fin de semana, el desabastecimiento llegó a un 50 por ciento.

La Mesa es el caso más crítico de Cundinamarca -el departamento más afectado por el intenso verano-, pero no el único. Pulí, con sólo dos días de servicio de agua potable; Tibacuy, con dos horas y media al día; Anapoima, con ocho horas diarias durante cuatro días a la semana, y La Palma, son otros casos graves. Su situación se considera de emergencia.

Otras 7 poblaciones enfrentan racionamientos de agua desde diciembre, porque ha bajado el nivel de las quebradas y ríos que proveen el líquido. San Juan de Rioseco, Vergara, Villeta, Paratebueno, Paime y Puerto Salgar tienen restricción de manera preventiva.

Incluso, la baja en los caudales había afectado desde meses atrás la presión con la que el agua llega a las casas.

Alerta sobre 22

La Gobernación de Cundinamarca mantiene bajo observación a 22 pueblos (lejos de los embalses), entre los cuales hay 11 que han dejado de recibir agua por lo menos una vez a la semana.

La mayoría están ubicados en las provincias del Tequendama, Gualivá y Rionegro.

“Tenemos cuatro ingenieros monitoreando el nivel de los afluentes y cada alcaldía designó a un funcionario para hacer mediciones ¿dijo Guerrero¿. La idea es conocer con anterioridad lo que pueda suceder y aplicar planes de contingencia”.

En el caso de La Mesa, si la situación empeorara en las quebradas La Honda y Coyaima, se aprovecharía el agua de un afluente ubicado 1,4 kilómetros del casco urbano.

Lo más preocupante para las autoridades, que afirman tener controlada la emergencia, es que el verano fuerte llegará a finales de febrero y por eso deben seguir alerta en los 22 municipios que tarde o temprano tendrán que limitar los suministros y aplicar planes de contingencia.

Deben definir de dónde proveerse de agua si los niveles llegan a su punto más bajo.

Tres capitales tienen riesgo de restricción

El Viceministerio de Agua informó que además de las poblaciones cundinamarquesas, tienen racionamiento San Jacinto y San Juan Nepomuceno, en Bolívar; Duitama, en Boyacá, y Barichara, en Santander.

Otras 105 poblaciones, de 13 departamentos, están hoy en risgo de desabastecimiento, lo que las obligaría a racionar el suministro del líquido.

Entre ellas figuran tres capitales: Santa Marta, Pasto y Cúcuta. Se destacaan, además, dos municipios turísticos del país: Melgar, en el Tolima, y Villa de Leyva, en Boyacá.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Millones de personas alrededor del mundo carecen de acceso a fuentes de agua potable de calidad y resulta ser nociva para la salud. ¿Qué se hará para erradicar esta fuerte problemática mundial?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!