¿Derecho al agua?

29 junio 2017

29 de junio de 2017
Fuente: El Heraldo de Chihuahua
Nota: Lilia Aguilar Gil

En 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que “un agua potable limpia y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos”.

La resolución que lo determina señala que el agua debe ser suficiente, saludable, aceptable, físicamente accesible y asequible.

En México desde 2012 el derecho de acceso al agua está en la carta magna. El artículo 4º señala que “toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible.

“El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines”.

No cabe duda que lo establecido en las leyes es una cosa y lo que sucede en el día a día es otra. La legislación, como debe ser una de sus características, es muy clara y concisa, EL ESTADO GARANTIZARÁ ESTE DERECHO. Sin embargo, como muchas otras normas, esto no suele ser más que un buen deseo, no un derecho que los ciudadanos tenemos.

El agua es un recurso sin el cual es imposible la vida. Desde el consumo doméstico, consumo público, agricultura, ganadería e industria, hasta fuente de energía, el agua es un motor en la vida diaria de los seres humanos, sin la cual el ritmo del día a día no sólo cambia, se detiene.

La muestra fue lo sucedido  en Chihuahua en días pasados. De acuerdo a noticias y reportes generados, la falla de un pozo fue el causante de los problemas que resultaron en el desabasto de agua en la capital del estado y en Ciudad Juárez.

Razones, explicaciones, justificaciones, etc., siempre las habrá y quizás todas ellas válidas para lo sucedido. Sin embargo, ninguna de ellas suficiente para todos los problemas que pasaron los ciudadanos, a quienes no hay forma de explicarles o justificarles que las fallas se deben a problemas mal atendidos, porque la excepción a un derecho nunca será justificada.

Y menos este derecho, que va mucho más allá de una norma, se trata de una condición sin la cual es casi imposible sobrevivir, y que existe aun antes de que se crearan las normas. Por eso es que a veces resulta poco serio, poco creíble que las condiciones de este servicio sigan siendo deficientes, que se les descuide hasta que pasan crisis como estas para atender.

Hoy tocó a Chihuahua, mañana a cualquier otro estado, y se dirá lo mismo. Lo cierto es que lo que digan, de poco valdrá ante un deficiente servicio que paraliza ciudades y estados enteros, la vida diaria.

Las prioridades de todos los gobiernos deberían estar enfocadas en derechos como este, el del agua y hacer de ese derecho una garantía, legado que sin duda los ciudadanos apreciarán mucho.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El artículo 4º de la Constitución mexicana afirma que “toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible.” Sin embargo, 47% de los mexicanos no tiene acceso constante al agua potable. La disponibilidad del recurso y su abastecimiento dependen de diversos factores. ¿Conoces cuáles? ¡Descubre más en esta trivia!

¡Ir a la Trivia!