La disputa por el agua en el sur

01 marzo 2009

Fuente: El Comercio

1° de marzo de 2009

De Mala se extrae el agua que abastece a los clubes de Asia y a una minera. Desde hace unos meses este recurso se redujo en algunos sectores, lo que preocupa a propietarios y agricultores

Por: Nelly Luna Amancio

Hasta hace unos meses, en Mala bastaba cavar un poco (en algunas zonas, apenas 50 centímetros) para que el agua dulce comenzara a aflorar. Así se formaron las dos lagunas que hay en el lugar. Así también, durante años, los agricultores de la zona han cultivado —por inundación— el reconocido plátano maleño: la planta crece rodeada de surcos por donde brota el agua. Este valle tiene el agua que su vecino de Asia no tiene: allí el recurso se encuentra a más de 10 metros de profundidad. Por eso, desde que el sur comenzó a crecer, las aguas subterráneas de Mala abastecen ya no solo a la población del distrito y la minera que opera en el lugar, sino también —a través de extensas tuberías— los clubes de playa de Asia.

Esta disponibilidad del recurso parece, sin embargo, haberse reducido. Los drenes que alimentaban con agua el sector conocido como Los Platanales están secos. Los agricultores calculan que unas 600 hectáreas de cultivo han sido afectadas. “Ahora hay que cavar dos metros para encontrar agua, los cultivos pierden calidad y productividad”, dice Máximo Cuya, presidente de la asociación de productores de plátanos de Mala.

¿Por qué se redujo el nivel del agua subterránea? La explicación menos apasionada la ofrece el ingeniero Antonio Ancajima, subadministrador técnico de riego, entidad que depende de la Autoridad Nacional del Agua: “El problema se presenta solo en este lugar porque allí se concentran varios pozos que explotan el acuífero (aguas subterráneas), allí funcionan los pozos de la Asociación de Propietarios del Litoral Sur (Aprils, que asocia a los 29 clubes de Asia) y los de la compañía minera Condestable; en otros lugares no existe reducción del agua”, asegura.

La administración técnica de riego, con el visto bueno del Ministerio de Agricultura, autoriza la instalación de los pozos y los volúmenes de agua que estos pueden succionar. Son ellos los que reciben el pago anual por derecho de aprovechamiento: 62 mil soles anuales de parte de la minera (uso industrial) y tres mil soles de Aprils (uso recreacional).

A lo largo del valle de Mala funcionan cuatro pozos de Aprils que tienen autorización para extraer en total 3’090.960 metros cúbicos de agua por año (entre 35 y 60 litros por segundo). La minera tiene otros cuatro pozos, que aprovechan unos 2’600 mil metros cúbicos (50 litros por segundo). La demanda es tal que juntos extraen cinco veces más agua de la que consume toda la población del centro de Mala. El ingeniero Ancajima precisa que en el orden de prioridades de uso que consigna la ley de aguas se encuentra primero el uso poblacional, luego el agrario, el industrial y, finalmente, el recreacional.

El agua que distribuye Aprils no es potable y tiene uso exclusivamente recreacional. Se restringe a piscinas, servicios domésticos y, sobre todo, riego de jardines: más del 70% se destina a las áreas verdes. No es para consumo humano. El agua que se bebe en Asia se compra en bidones. Alejandro Krateil, representante de la asociación, dice que han analizado el tema de Los Platanales y que como parte de las medidas adoptadas se ha dejado de explotar uno de los pozos. “Estamos planteando —a mediano plazo— reemplazar el césped por otro que se riegue con agua salobre”, precisa. Estas opciones se discuten en una comisión integrada por los agricultores, los propietarios de las casas de San Pedro de Mala y la administración de riego. “La minera no participa”, asegura Krateil.

El primer pozo de Aprils se instaló en la década de los 90. Los otros tres se abrieron el 2002, 2005 y 2006, respectivamente. En ese mismo tiempo la minera abrió dos pozos más. Solo el 5% del agua que aprovecha la minera es de uso doméstico, el resto va a la planta concentradora.

Estos pozos no son los únicos. El último informe sobre aguas subterráneas en Mala (2002) detalló la existencia de 307 pozos domésticos de metro y medio de profundidad: en las zonas rurales cada casa tiene el suyo. “Todos ellos sí usan el agua para consumo humano”, dice con preocupación Máximo Cuya. En enero de este año el Ministerio de Salud analizó muestras de seis pozos (uno de Aprils y el resto de viviendas) y constató que el agua estaba contaminada: tenían coliformes fecales por encima de los parámetros establecidos. Según Cuya, con la reducción del agua muchas chacras se riegan con agua del río Mala, donde terminan los desagües por falta de un eficiente sistema de tratamiento. Sin embargo, Alejandro Krateil sostiene que “estos niveles de contaminación son menores y se pueden eliminar echando cloro, que es lo que nosotros hacemos”.

Varias zonas del sur, como Ica, tienen estrés hídrico, una forma metafórica para explicar que la velocidad con la que se extraía agua del acuífero era mayor a la de este para renovarse. “En Mala no se puede hablar de sobreexplotación mientras no haya un estudio técnico”, asegura el ingeniero Ancajima. Según él, el río Mala tiene abundantes fuentes de agua para renovar el acuífero. Pero las lagunas que lo abastecen tienen origen glaciar. ¿Qué ocurrirá cuando —como el Senamhi ha pronosticado— los nevados por debajo de los 5.000 m.s.n.m. desaparezcan en 15 años?

CLAVES
1. El valle de Asia, a diferencia de Mala, es seco. El 2002 se inventariaron 199 pozos, pero solo 98 eran utilizados, la mitad de uso doméstico y el resto con fines agrícolas y pecuarios.

2. La institución competente actualmente para autorizar la explotación de aguas subterráneas es la Autoridad Nacional del Agua, que depende del Ministerio de Agricultura (Minag).

3. Con los actuales reglamentos, el Minag no exige a los que solicitan la apertura de un pozo un estudio ambiental que prevea los impactos, además del estudio técnico.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La biodiversidad y el medio ambiente son esenciales para alcanzar el bienestar social ¿Sabes que toda la vida del planeta Tierra está en peligro?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!