El lago que la CdMx se comió nos cobra la factura en cada sismo, afirma profesor de Cambridge

21 septiembre 2017

20 de septiembre de 2017
Fuente: Sin Embargo
Nota: AP

WASHINGTON, 20 de septiembre (AP) – El suelo blando que recubre el lago sobre el que se edificó en la Ciudad de México amplificó las sacudidas del sismo del martes y aumentó su fuerza destructiva, dijeron sismólogos, quienes intentan comprender mejor el terremoto que dejó más de 200 fallecidos.

Un auto aparece aplastado junto a un edificio colapsado en Jojutla, estado de Morelos. Foto: Carlos Rodríguez (AP), tomada de Sin Embargo

Los científicos analizan algunas rarezas del terremoto de magnitud 7.1, entre ellas, la ausencia de réplicas, y si esto está de alguna relacionado con el temblor ocurrido en el sur del país semanas antes.

La Ciudad de México está construida sobre suelos profundos y suaves que alguna vez fueron un lago. Esto, en el lugar de amortiguar los terremotos, exagera sus efectos, dijo James Jackson, profesor de Geofísica en la Universidad de Cambridge en Inglaterra.

Las vibraciones sísmicas de las rocas duras más profundas son amplificadas por el suelo y los sedimentos de arriba que hacen que la superficie se agite más tiempo y de manera intensa.

   “Es como construir sobre una gelatina, encima de algo que se tambalea”, dijo Jackson.

Los sedimentos blandos fueron la principal causa de los daños en el terremoto de 1985 en la Ciudad de México, según el geofísico Geoffrey Abers de la Universidad de Cornell.

Trabajadores de rescate buscan a personas atrapadas dentro de un edificio derrumbado en el área de Del Valle de la Ciudad de México. Foto: Rebecca Blackwell/AP, tomada de Sin Embargo

OTROS PUNTOS SUAVES

El suelo blando y profundo agravó también los efectos del terremoto de 2015 en Nepal: Katmandú, que como la Ciudad de México, está construida sobre el lecho de un lago seco, dijo Jackson.

Aunque la geología no es exactamente la misma, Los Ángeles, Seattle y el área de la Bahía de San Francisco tienen tierra blanda que puede amplificar las ondas sísmicas, según el sismólogo estadounidense Oliver Boyd. Nueva Zelanda se ha visto afectado por problemas similares en temblores anteriores, dijo.

¿DÓNDE ESTÁN RÉPLICAS?

Los científicos no habían podido registrar ninguna réplica hasta el miércoles por la tarde, dijo Paul Earle, sismólogo del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés). Por lo general, se puede esperar una réplica de una magnitud menor, que está en el rango de 6,1, dijo – aunque el terremoto del martes fue de un tipo que suele ir acompañado de menos réplicas.

Una diferencia de la mayoría de los sismos, el del martes no ocurrió donde se encuentra dos placas tectónicas. Por el contrario, se produjo en el medio de la placa de Cocos durante la presión acumulada mientras se desliza bajo la placa norteamericana.

Este terremoto, llamado “falla de la losa”, suele tener menos réplicas, como la relativa tranquilidad después del terremoto de 2001 en Seattle. El terremoto del martes fue más profundo de lo normal -a 51 kilómetros (32 millas) por debajo de la superficie y los terremotos más profundos también están asociados con menos réplicas.

DOS EN 12 DÍAS

El terremoto del martes fue el segundo en solo 12 días en México. El primer fue un sismo de magnitud 8.1 que golpeó el país y causó la muerte de más de 90 personas.

Los geólogos dicen que el segundo sismo no fue una réplica porque estaba demasiado lejos, a unos 650 kilómetros (400 millas) del primero. La mayoría de las réplicas están a 100 kilómetros (62 millas), dijo Earle.

No hay una liberación de energía generada por el primer terremoto, agregó Earle.

Sin embargo, dijo, los sismólogos investigarán más para ver si podrían haber algún tipo de vínculo entre los dos.

   “Los terremotos son azarosos”, dijo Earle. “A veces suceden espaciados en el tiempo, a veces suceden al mismo tiempo”.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El artículo 4º de la Constitución mexicana afirma que “toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible.” Sin embargo, 47% de los mexicanos no tiene acceso constante al agua potable. La disponibilidad del recurso y su abastecimiento dependen de diversos factores. ¿Conoces cuáles? ¡Descubre más en esta trivia!

¡Ir a la Trivia!