Océanos ahogados en plástico ¿por qué tenemos que salvarlos?

13 junio 2017

12 de Junio 2017
Fuente: Sin Embargo
Nota: Miguel Rivas

Los océanos son mágicos y enigmáticos, ¿quién puede resistirse a la majestuosidad del atardecer junto al mar o de la brisa marina? Pero además de ser hermosos, son necesarios.

Los océanos no son el basurero de nuestra especie y por considerarlo así estamos perdiendo muchas otras. Debemos dejar de enviar plástico al mar y para eso necesitamos reducir drásticamente su producción y su consumo. Foto: EFE

Dependemos de ellos directamente para sobrevivir ya que los océanos producen el 50 por ciento del oxígeno que respiramos, además de proveer directamente de recursos a ⅓ de la población mundial, eso es, billones de personas que dependen de la pesca, el turismo, el comercio y muchas otras actividades ligadas al mar y los océanos.

Por eso debemos salvarlos y hacerlo ya porque, sin el afán de ser alarmista, nuestros océanos están enfermos y de gravedad. Los síntomas son evidentes y las causas muchas: desde el cambio climático hasta la contaminación, pasando por la sobreexplotación, por mencionar algunas.

Hoy me ocupo de una de las causas más graves que están alterando el equilibrio de estos ecosistemas y poniendo en riesgo la vida marina: los plásticos que llegan a sus aguas.

Durante siglos el océano ha sido considerado capaz de absorber todo lo que se vierte en él, pero no es verdad. La durabilidad de los plásticos y su facilidad de producción nos ha llevado a integrarlo a casi todo, desde vehículos hasta envases que duran 10 minutos en nuestras manos pero cientos de años en el planeta.

Se estima que anualmente se depositan 12.7 toneladas de este residuo a los mares del mundo lo que equivale a un camión de basura cada minuto (1) y estudios afirman que para el crítico 2050 habrá más plástico que peces en el mar.

Esta contaminación a nivel global está matando más de 100 mil animales marinos al año, ya sea por consumo o al quedar atrapados en este material. Además todo esto nos llega de regreso y muchos animales que comemos tienen contenido de plástico así como hasta en la sal de mar se ha comprobado que existen residuos de plástico que terminamos consumiendo (2).

Los océanos no son el basurero de nuestra especie y por considerarlo así estamos perdiendo muchas otras. Debemos dejar de enviar plástico al mar y para eso necesitamos reducir drásticamente su producción y su consumo.

¿Quiénes pueden hacer posible esta reducción? Nosotros, tú: lleva tu bolsa al súper, deja de comprar en la calle donde dan unicel, (puedes llevar tu tóper), prefiere a quienes hacen el esfuerzo de dar envases de fibras vegetales, deja de consumir refrescos, prefiere el agua de garrafón, tanto tu cuerpo como el planeta te lo agradecerán y por supuesto, si vas a la playa llévate tu basura.

Pero hay quien puede hacer un cambio a gran escala. Dado que cerca de la mitad de los 600 mil millones de botellas de tereftalato de polietileno (PET, por sus siglas en inglés) son tiradas después de haber sido utilizadas una sola vez, las botellas para refrescos son la mayor parte del problema, según el más reciente reporte publicado de Greenpeace “El caso contra Coca-Cola, Cómo la mayor compañía de refrescos a nivel mundial está afectando nuestros océanos”. (3)

Es hora de que la refresquera más grande del mundo asuma su responsabilidad en proporcionar una solución a esta crisis que atraviesan los océanos.

Nuestro país aporta el 2% de la producción de plástico a nivel mundial y según datos de la misma Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), aquí se producen 9 mil millones de botellas de plástico al año (4). ¿Cuántas de éstas corresponden a Coca Cola? No lo sabemos pues la refresquera se niega a proporcionar información respecto a cuántas botellas plásticas produce en México argumentando que se trata de información comercial que le corresponde a cada uno de sus 8 embotelladores y aunque la empresa afirma que México es uno de los países que más recicla PET, también es de los que más consume.

Es por eso que desde Greenpeace hacemos un llamado a la sociedad para que pidamos juntos a la refresquera que elimine gradualmente los envases de plástico desechables sumándose a la petición en línea que puedes encontrar en el siguiente enlace:  http://act.gp/2reKeD6 con  la que, al firmar, enviamos una carta al presidente de Coca Cola en nuestro país, Francisco Crespo, pidiéndole que se sume a esta lucha para evitar que sus productos continúen contribuyendo a generar desechos plásticos en los océanos.

Coca Cola Europa ya se ha comprometido específicamente a revisar su política de embotellado y empaque,  ante lo cual nos surge la duda sobre cuál es la política correspondiente en México siendo el país que más refrescos consume en el mundo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hoy en día compramos 60 % más ropa que en el año 2000. La moda rápida cada vez adquiere mayor fuerza, pero ¿cuáles son sus efectos? Pon a prueba tus conocimientos sobre “la industria de la moda y el agua” participando en esta trivia.

 Ir a la trivia