Piden mejorar manejo de acuíferos

21 enero 2008

Cada año se extraen cerca de 3 mil millones de metros cúbicos del vital líquido

Grupo Reforma

Ciudad de México  (19 de enero de 2008).-   El manejo del agua subterránea en dos importantes acuíferos de la Cuenca Lerma Chapala, en el estado de Guanajuato, debe cambiar debido a que no se recargan adecuadamente con las lluvias como suponen las autoridades y como ocurre en otros acuíferos, señala un estudio dirigido por Marcos Adrián Ortega Guerrero, del Centro de Geociencias de la UNAM.

Esto implica que el agua que se extrae del Acuífero de la Independencia, ubicado al noreste del estado de Guanajuato, y el Acuífero del Bajío, al sureste, no se recuperará del todo.

De acuerdo con la investigación considerada por la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) como uno de los 100 casos de éxito de la ciencia mexicana, se extraen cada año cerca de 3 mil millones de metros cúbicos del vital líquido, lo que causa el descenso de los niveles del acuífero de entre 2 y 10 metros por año.

Los investigadores dirigidos por Ortega Guerrero identificaron los tipos de acuífero, su extensión superficial y profundidad, su origen, la edad del agua subterránea, la calidad química, así como el tipo de roca por la que circula el agua.

El estudio demostró que en el noreste del estado existe un solo acuífero y no tres o seis distintos como suponían las autoridades federales y estatales del agua.

Lo mismo encontró para la región del suroeste de Guanajuato, donde también se trata de un solo acuífero y no tres o cuatro como se pensaba.

"Este resultado de la investigación científica es importante ya que los criterios oficiales propician la extracción irracional del agua subterránea", dijo Ortega Guerrero en un comunicado de la AMC.

Para analizar la calidad del agua, se tomaron muestras de 400 sitios dentro de la Cuenca Lerma Chapala y se analizaron más de 70 elementos químicos, y los resultados arrojaron altas concentraciones de elementos nocivos para la salud como flúor y arsénico.

También se encontraron altos niveles de sodio en el agua que se utiliza para regar los campos agrícolas. El exceso de este elemento afecta no sólo la fertilidad de los suelos, sino también los procesos de fotosíntesis y el movimiento de los nutrientes en los cultivos.

El científico concluye que "la crítica situación del agua subterránea en los acuíferos estudiados tendrá una repercusión cada vez mas severa en la producción de alimentos, en la calidad de vida y en algunos otros aspectos".

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La biodiversidad y el medio ambiente son esenciales para alcanzar el bienestar social ¿Sabes que toda la vida del planeta Tierra está en peligro?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!