Propone al agua como moneda de cambio

25 febrero 2011

El agua puede ser el mayor símbolo de riqueza y el mejor de los aliados en el progreso de un país. Su desperdicio incide en altos daños y costos, por lo que solo por conveniencia, habría que encontrar nuevas maneras de que el hombre de la edad de piedra que vive todavía en cada uno de nosotros, lo entienda. El Dr. Christopher Williams explicó cómo en una conferencia ofrecida el 26 de enero en el Tecnológico de Monterrey.

Fuente: SNC Portal Informativo

Por Deyanira Meza

El agua ha sido fuente de sostenibilidad para los seres humanos desde tiempos ancestrales. Hay una teoría que afirma que nuestro cerebro no es muy diferente al que teníamos hace 35 mil años, y que lo ve como un software que sólo ha tenido algunos upgrades -actualizaciones, por eso es que no nos importa mucho qué es ni cómo usamos el agua.

Así lo afirma el Dr. Christopher Williams, quien impartió vía satélite desde la Universidad de Birmingham en el Reino Unido la conferencia “Water Education” como parte del Ciclo “Education and its impact in societies” coordinado por Programas Internacionales de la Universidad Virtual y British Council, México y en la que participó como presentador el Dr. Ernesto Enkerlin, Director de Desarrollo Sostenible del Campus Monterrey.

“El cerebro está atrasado respecto a lo que tenemos hoy en día en el mundo. Uno de los ejemplos más claros es que en la edad de piedra no había suficientes grasas y azúcares, aún así nos las proveíamos; hoy seguimos haciendo lo mismo pero a diferencia de obtenerlos de manera natural, lo hacemos de forma procesada, generalmente de comida chatarra”, señala Williams.

Otro factor importante, es el tamaño de la población. Hace 35 mil años el impacto de cualquier desperdicio de agua causado por humanos no tenía un impacto ni siquiera importante. Seguimos pensando igual y ese es el problema. Sobre este punto el Dr. Williams  dice que “no podemos entender el tamaño poblacional. Somos prisioneros de una mentalidad vieja. Un planeta con 9 billones de personas ¡es una locura! La psicología evolutiva, dice que la meta de la educación es que sobrepongamos las formas instintivas de pensar sobre el mundo social y físico”; dar una vuelta de 180 grados para cambiar el instinto por el sentimiento, que no es lo mismo.

I love water

Christopher Williams señala que puede establecerse un vínculo efectivo entre el liderazgo, la educación y la seguridad del agua. “Los dos elementos importantes que se necesitan para crear un vínculo efectivo con el agua son la educación y el liderazgo ya que éstos tienen relación una relación proporcional con la sensibilización del público sobre cuestiones relacionadas con este campo tan importante”, dice.

Y es que la falta de conocimiento y la educación sobre el agua son para Williams causa de los problemas en el sector del agua. De acuerdo al experto hay una incapacidad humana para apreciar los números, casi siempre se explica el problema del agua con cifras que si bien son reales, no son cercanas al contexto de quienes precisamente son parte del problema.

“Hay un ejemplo muy sencillo e impactante: se requieren cinco litros de agua para fabricar una botella de plástico de un litro, que contendrá la misma cantidad de agua… es una locura! Uno pensaría que tomar así el agua no la desperdicia, y va por ahí consumiendo los dos litros de agua que recetan y desperdiciando 10”.

Los datos tienen que relacionarse con las situaciones que la gente vive de cerca, con las que convive. De manera que se logre establecer una empatía con el uso del agua y las acciones en consecuencia para su cuidado.

La gobernabilidad efectiva del agua

La información desempeña un papel central en el discurso del agua. Por ello otro punto importante es la difusión adecuada de la información sobre el agua, entre la gente, pero también entre los líderes. “Un enfoque eficaz sobre el problema del agua es de arriba hacia abajo sería para la gobernabilidad efectiva del agua. Los líderes que tienen el valor de anticipar las crisis y actuar pronto, y que hacen fuertes decisiones perspicaces de la gestión de arriba hacia abajo, pueden hacer una gran diferencia en sus sociedades”, señala.

En las cuestiones relacionadas con el agua fomentar la participación activa de los ciudadanos y la entrada en el discurso es importante. Y eso se logra mejor cuando quienes hablan son líderes.

Un ejemplo de del liderazgo y la educación sobre el agua es Corea. “Las actuales iniciativas de la educación coreana sobre el agua de lluvia son un ejemplo. Implican políticas destinadas a revitalizar la economía, utilizando los ríos. El plan de Corea también tiene por objeto la prevención de desastres, la mejora de la capacidad de almacenamiento de agua generada por inundación, restauración de humedales en todo el país así como la construcción de carriles para bicicletas y vías públicas, parques ecológicos y el fomento a los deportes de agua; esto ha creado alrededor de 280 mil puestos de trabajo. Los líderes de Corea consideran el agua como sagrada no solo para proveer los recursos necesarios para la vida cotidiana de las personas, sino incluso para mejorar su economía”.

El agua como moneda

Hay cosas que cuando se pierden no se pueden reponer. Como un lago, cuando se seca, o un niño mal nutrido que no desarrolla sus músculos, el más importante de ellos, el cerebro, y eso ya no se revertirá, explica el Dr. Williams

Desafortunadamente en muchos países no se tiene la filosofía de Corea. “Cuando se arruina el ambiente es muy bueno para el PIB, porque se tiene que hacer cosas que implican gastar dinero para tratar ese daño, y ese es dinero que entra al sistema. Si un coche se daña, eso es bueno para la economía porque se tiene que mover dinero”, esto es un pésimo manejo de la economía, señala.

“Tenemos que hacer que los riesgos invisibles sean visibles. Que el agua tenga un estatus alto. Uno puedes vivir sin barras de chocolate, sin oro, pero sin agua, no hay nada que evite la muerte”, la propuesta de Williams, es hacer que el agua sea un nuevo referente, una nueva manera de medir el bienestar.

El Dr. Christopher Williams es profesor en el Centro de Internacional de la Educación y la Investigación (CIER), y vive en Londres. Antes de unirse a Birmingham, ocupó diversos cargos en las universidades de Bristol, Cambridge, El Cairo, Londres y las Naciones Unidas. También ha vivido en Egipto, Jordania y Sudáfrica, donde apoya la creación de proyectos de educación para niños de la calle.

Sus intereses se enfocan en el futuro de América del Norte y Corea del Sur, y escribe para el Korea Herald y en los efectos ambientales sobre la inteligencia humana. También aborda temas de conceptualización actual de trabajo “Educación y justicia global”, los vínculos entre la rehabilitación y la educación en contextos de emergencia y los dilemas de la información sobre las amenazas globales.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!