Internacionales

REPORTAJE. Murcia no necesita trasvase

13 septiembre 2017

11 de septiembre de 2017
Fuente: La Voz del Tajo
Nota: Castilla-La Mancha

La región de Murcia puede ser perfectamente autosuficiente con el agua subterránea que “oculta” el Plan Hidrológico del Segura.

El hidrogeólogo Francisco Turrión lo ha demostrado. Imagen: tomada de La Voz del Tajo

Llevamos años -más de veinte- escuchando que la región de Murcia necesita agua del Tajo para sobrevivir. Agua que se ha trasvasado a Levante dejando los embalses de cabecera del Tajo -Entrepeñas y Buendía- en una situación crítica, agonizantes, con un 10% de su capacidad. Agua que seguramente no necesite.

Luis Francisco Turrión, hidrogeólogo que lleva más de 25 años estudiando la Cuenca del Segura, mantiene que “el déficit hídrico en la Cuenca del Segura se debe a una mala gestión y a la no utilización de los recursos potenciales”. Asegura que esa falta de agua podría equilibrarse fácilmente mediante el uso limitado y sostenible de las aguas procedentes de acuíferos subterráneos y una red eficiente de desalinizadoras. “Murcia puede ser perfectamente autosuficiente con el agua subterránea y no necesitar el trasvase Tajo-Segura nunca más”, afirma.

ESTUDIOS SOBRE LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS
Así se desprende de un estudio publicado recientemente para Greenpeace España, donde Turrión analiza la situación hídrica de la Cuenca del Segura, los fallos contables del Plan Hidrológico desde 1998 que persisten en la actualidad y el falso mito de que en Murcia no hay agua. Afirmaciones que ya se hicieron públicas, hace casi una década, en el plan de sequía elaborado por técnicos de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), donde también participó Turrión, que certificaba la existencia de tres grandes acuíferos subterráneos sin explotar y que, por tanto, anulaba la necesidad del trasvase.

Esto ya se sabía desde 1966 donde el estudio de un hidrogeólogo Ramón Llamas, decía que la capacidad de los embalses subteráneos tenía agua suficiente para desarrollar los regadíos. En los años 70 el Instituto Geológico y Minero determinó que la capacidad de embalse de los acuíferos inferiores son en torno a 100 veces superior a los embalses superiores. La investigación hidrogeológica de los embalses subterráneos de la cuenca del Segura se paró a finales de los años ochenta y no ha interesado que se investigara la explotación subterránea hasta que en la sequía de 2005/09. Los resultados de esa investigación están en el libro ‘Las aguas subterráneas en la gestión de la sequía. El ejemplo de la Vega Media y Baja del Segura’.

Para Greenpeace el Segura tiene un superávit de 200 hectómetros cúbicos al año y la prueba serían las 60.000 nuevas hectáreas de regadío ilegales abiertas durante la última décadas. Al mismo tiempo, el Tajo sufre y Castilla-La Mancha se seca.

ACUÍFEROS
En la cuenca del Segura hay al menos un gran acuífero, el de la Vega Media y Baja del Segura, con caudal suficiente para ayudar a equilibrar el déficit hídrico sin necesidad de recurrir al trasvase. Además existe el del Alto Guadalentín. Y un tercero, el de Mingogil-Villarones, en Hellín, con una reserva de 1.000 hectómetros cúbicos, de los que otros 50 son renovables anualmente. La suma de todos ellos, más algunos otros, como el de Moratalla, Calasparra, Cieza o Caravaca equilibrarían el déficit hídrico.

FÁCIL EXPLOTACIÓN
El uso de esos caudales, siempre de una forma controlada- no causa daño ambiental porque un acuífero confinado “no es una bolsa de petróleo que no se repone, sino que se recarga de las montañas por infiltración y o bien sale de forma subterránea al mar o bien se queda en el interior de la tierra adquiriendo presión de confinamiento lo que facilita su surgencia si se perfora desde la superficie”, afirma Turrión. El agua se encuentra a tal presión que sube al superficie de la tierra incluso de forma surgente, como pasa en el acuífero de Moratalla, donde hay un pozo que aporta 50 litros de agua natural potable con calidad para embotellarla.

Unos acuíferos que se drenan en el mar Mediterráneo, tal y como han demostrado investigadores del Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). El Murcia hay un déficit de agua, pero es ficticio. “Es un dato erróneo. Es una trampa contable porque no se incluyen los 500-800 hectómetros que van al mar”, asegura el hidrogeólogo.

AGUA POTABLE, DE CALIDAD Y BARATA
Hay un “potencial grandísimo” de agua de gran calidad que sirve incluso para el consumo humano. Agua que “es mejor del Tajo que el agua que llega de Entrepeñas y Buendía”. Turrión no entiende “el chantaje emocional que se hace al decir que Murcia necesita el agua del Tajo para beber cuando hay un gran potencial de agua subterráneas”.

El coste para extraer ese agua es bajo, “hay muchos pozos hechos”. Habría que hacer más a un coste de elevación en torno a 5 o 6 céntimos de euro el metro cúbico. Un coste muy asequible, siendo uno de los precios del agua más bajos de España.

HAY AGUA PERO NO VOLUNTAD DE GASTARLA
Según los estudios realizados, hay agua suficiente para que Murcia se desenganche del trasvase Tajo-Segura. La gran mayoría de infraestructuras para poder lograrlo ya existen, solo que no se aprovechan. Las desaladoras ya están construidas, pero deben empezar a funcionar a pleno rendimiento, también los pozos de la batería estratégica- unos 60- que permiten recoger agua antes de que llegue al mar, y que costaron 50 millones de euros y de los que solo funcionan de momento una decena.

El agua que aquí despreciamos, los acuíferos confinados, están en cambio muy presentes para los gobiernos, por ejemplo, Estados Unidos o Canadá. Incluso el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) explica su funcionamiento a los niños en las escuelas. La población abastecida con aguas subterráneas es de casi el 50% en EE.UU y del 30% en Canadá.

CLM SE SECA
Los embalses de la cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, han descendido esta semana 1,6 hectómetros cúbicos y almacenan actualmente un total de 255,77 -el 10,33 por ciento de su capacidad- según los datos aportados por la Confederación Hidrográfica del Tajo. Una situación extrema a la que hay que buscar soluciones, eliminar el trasvase. Es impresentable ver las imágenes de los embalses de Castilla-La Mancha, con poblaciones que tienen problemas muy serios de abastecimiento y saber que eso se podría haber evitad.

Estamos a tiempo, hay agua para todos. Castilla-La mancha ha sido muy generosa con el Levante, ahora es el momento de actuar y gestionar sus recursos antes de que la gallina de los huevos de oro se seque. Pero cuando eso suceda, seguro que el agua subterránea murciana brotará para paliar su “eterna sequía”.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *