Tláloc le da un respiro a Chiapas; deja de llover

05 noviembre 2007

Pichucalco, Chiapas (05 de noviembre de 2007).- En esta encrucijada de ríos y montañas ya no llovió ayer. Los cielos se transformaron de tormentosos a parcialmente despejados; sin embargo, la emergencia continúa en al menos 40 municipios de los 118 que tiene Chiapas, localizados en las regiones Norte, Selva y Centro, donde las personas afectadas suman ya más de 25 mil y unos 3 mil 505 damnificados permanecen en refugios temporales.

A los estragos de esta región de límites con Tabasco, se agregan las de otras 32 demarcaciones de las regiones del Istmo-Costa, Soconusco, Sierra y Fronteriza, donde la población enfrenta graves problemas por las lluvias desde hace 25 días.

Desde este municipio de Pichucalco, en la región Norte, donde se instaló de manera itinerante la sede del Consejo Estatal de Seguridad Pública, encabezado por el gobernador Juan Sabines Guerrero, fueron activadas otras seis rutas aéreas, con las cuales se llegó a 18 en el estado, para llevar a todas horas, en cuatro helicópteros del gobierno chiapaneco y uno del estado de Veracruz, los paquetes con ayuda a las zonas afectadas.

El campo local de fútbol fue acondicionado como helipuerto, áreas de descarga y estiba de víveres, medicamentos, ropa y cobertores, agrupados en bultos de una tonelada y llevados a bordo a las aeronaves adaptadas para el traslado del apoyo.

En el lugar se despliega un intenso operativo con camiones de la Policía Estatal Preventiva y de Protección Civil del estado, así como un constante ir y venir de los equipos de rescate y voluntarios que seleccionan y distribuyen los envíos a cada una de las comunidades afectadas.

La ayuda llega a pobladores y albergues de damnificados como las de Los Macayos, comunidad inundada localizada a orillas del río El Carrizal que colinda con otros afluentes como El Mezcalapa y El Pichucalco.

Luis Manuel García Moreno, subsecretario estatal de Protección Civil, admitió que a pesar de la logística desplegada, hasta ayer no era posible enviar productos básicos a una docena de poblados de los municipios de Sabanilla, Huitiupán y Simojovel, debido a la dispersión de las comunidades y a que aún se registraban lluvias.

Dijo que el problema se extiende a las cabeceras de Amatán y Ocotepec, incomunicadas por derrumbes.

El gobierno estatal informó que los daños en vías de comunicación suman 532 kilómetros de tramos carreteros a causa de 196 derrumbes y deslaves; además de 4 mil 341 casas con daños totales y parciales y 13 sistemas de agua potable inoperantes.

Peñitas, menos desfogue

Durante un sobrevuelo realizado en las inmediaciones de la presa hidroeléctrica Peñitas, en Ostuacán, se comprobó la reducción del desfogue de las aguas, que de 2 mil metros cúbicos por segundo pasaron a 800 metros cúbicos, con los que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) confían en que los niveles de los ríos empiecen a normalizarse.

Las crecidas y la liberación de los torrentes de “Peñitas” provocaron, sin embargo, centenares de hectáreas de cultivos y de árboles frutales inundados, como se advierte en algunos tramos de sus márgenes.

Por: Óscar Gutiérrez

Fuente:El Universal

Sitio web: http://www.eluniversal.com.mx/estados/index.html

Artículos relacionados
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

México tiene litorales por ambos lados del país ¿sabes qué ecosistemas acuáticos hay? ¿sabes qué es un manglar? ¡Pon a prueba tus conocimientos en este tema!

 Ir a la trivia