A un año de terremoto en Haití, 380.000 niños viven hacinados en campamentos

07 enero 2011

07 de enero de 2011
Fuente: La Crónica Virtual (EFE)

Casi un año después del terremoto que devastó Haití, 380.000 niños continúan viviendo en campamentos temporales donde reina el hacinamiento y que en total albergan a más de un millón de personas, pese a la masiva movilización internacional en favor de ese país.

EFE. Ginebra / 7 de enero de 2011.- Un informe del Fondo Mundial de la Infancia (UNICEF), dependiente de Naciones Unidas, afirma hoy que las víctimas del sismo están repartidas en 1.200 asentamientos provisionales, aunque sólo el 9 por ciento de éstos cobija a más de la mitad de la población desplazada.

“La otra mitad se encuentra, literalmente, dispersa en cientos de sitios con menos de un millar de personas, lo que convierte al desplazamiento en una situación compleja en si misma”, reconoce el organismo.

El terremoto del 12 de enero del año pasado, que causó 220.000 muertos, afectó a una población infantil que ya estaba privada de sus derechos más básicos.

Según datos del UNICEF, cuando ocurrió el desastre sólo la mitad de niños tenía acceso a la educación primaria, sólo una quinta parte llegaba a la secundaria y apenas el 2 por ciento de alumnos terminaba este nivel, en tanto que uno de cada cinco niños entre 5 y 14 años trabajaba.

En cuando a servicios básicos, la mayor parte de la población carecía de los más elementales: sólo uno de cada cinco haitianos tenía acceso a instalaciones sanitarias y, de hecho, Haití era uno de los pocos países del mundo donde este indicador había empeorado en los últimos años, explicó hoy la portavoz del UNICEF en Ginebra, Marixie Mercado.

Históricamente, Haití también ha sido uno de los países con mayor desigualdad de ingresos y, según los datos vigentes antes del terremoto, la mitad de la población vivía con menos de un dólar al día.

El informe del UNICEF ofrece también uno que otro resultado esperanzador, como la confirmación de que en el último año no hubo aumento en los niveles de desnutrición aguda en niños menores de 5 años, lo que puede atribuirse a los esfuerzos de las organizaciones humanitarias en el terreno.

En cambio, la ONG Oxfam describió ayer un cuadro desalentador al afirmar que la reconstrucción se encuentra en un “punto muerto” y que si todavía hay más de un millón de personas viviendo bajo carpas es debido a una trágica combinación de indecisión por parte del gobierno y descoordinación de los donantes.

Ante esa crítica, el portavoz de la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR), Paul Conneally, comentó hoy en Ginebra que “nadie puede decir que la acción humanitaria (en Haití) haya sido un éxito” y que se han visto “los límites” de la misma.

Reconoció también que la isla sigue en una “fase de emergencia”, aunque la comunidad humanitaria trabaja con una “visión de largo plazo”.

Sin embargo, Conneally también dijo que “esta fue la acción de respuesta humanitaria más importante en la historia de nuestra organización y ha superado todos nuestros logros anteriores, incluida la operación tras el tsunami (de Indonesia)”.

Por su parte, la portavoz de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU, Elizabeth Byrs, defendió que “la respuesta de emergencia fue buena y rápida” y que “no hay que subestimar lo realizado”, aunque todavía haya numerosos desafíos por delante.

En el mismo sentido, la portavoz del Programa Mundial de Alimentos, Emilia Casella, recordó que tras el terremoto y en cuestión de una semana su organismo estaba entregando alimentos a 4 millones de haitianos y que, actualmente, 2 millones siguen beneficiándose de esta ayuda.

 Intermón dice que la comunidad internacional debe volcarse en Haití

EFE. Madrid | La directora general de Intermón Oxfam, Ariane Arpa, dijo hoy que la comunidad internacional debe volcarse para que de las elecciones en Haití salga un Gobierno “reconocido y con capacidad para actuar” y a partir de ahí trabajar juntos para elaborar un plan de recuperación económica y de vivienda.

En una entrevista telefónica con Efe, Arpa lamentó la situación en la que se encuentra Haití un año después del terremoto que asoló el país caribeño acabando con la vida de 300.000 personas y dejando más de dos millones de damnificados, al margen de los 2.500 muertos que ya ha causado la grave epidemia de cólera.

“Lo más urgente ahora es que la comunidad internacional se vuelque en que salga de las elecciones un Gobierno haitiano reconocido y con capacidad para actuar”, aseguró.

A partir de ahí, continuó Arpa, la comunidad internacional y el Gobierno de Haití deben elaborar un plan de recuperación económica y uno de vivienda y empezar “a trabajar con todo el dinero internacional que queda por gastar”.

Calificó de “muy decepcionante” la situación en la que se encuentra Haití un año después del terremoto con “cientos de miles de personas viviendo en tiendas de campaña en condiciones deplorables de dignidad humana y de higiene”.

Para Ariane Arpa, los principales problemas de Haití son la vivienda -“se ha avanzado poco”, dijo- y la recuperación económica. “Los haitianos necesitan casa y trabajo”, afirmó.

Explicó que las organizaciones no gubernamentales han hecho durante este año un “trabajo frustrante”. “Hemos hecho lo que hemos podido”, apuntó, y relató que el trabajo de Intermón Oxfam se ha centrado en el agua y el saneamiento.

“El trabajo de emergencia en Haití ha sido eficaz, ha cambiado la vida de muchas personas, pero ha sido un trabajo poco eficiente”, lamentó Arpa, quien hizo referencia a las dificultades que tiene trabajar en un entorno urbano.

Explicó que las ONG han visto los “límites” de sus trabajos en el sentido de que lo realizado “servía a la gente, pero no podía resolver sus problemas principales, agua y recuperación económica”.

“Tiene que venir del Gobierno, de un Gobierno apoyado, acompañado y si hace falta apretado por la comunidad internacional”, matizó.

En este punto, calificó de “muy débil” al Gobierno de Haití y precisó que “deja mucho que desear a nivel democrático”, al margen de que sea uno de los países más pobres del mundo.

Tras la primera ronda electoral del 28 de noviembre, Arpa manifestó que la situación actualmente es “realmente muy confusa” porque no está claro si habrá una segunda vuelta y que pasará hasta entonces. “El recuento no avanza, los candidatos no parecen ponerse de acuerdo y no parece claro si habrá una segunda vuelta”, lamentó.

A su juicio, la comunidad internacional debe actuar de manera “más contundente”, tanto la ONU como los gobiernos donantes.

Para Arpa, los países donantes, entre ellos España, deben acelerar ese plan de recuperación y también el desembolso de fondos.

“Mientras, las organizaciones no gubernamentales seguiremos estando allí, evidenciando el límite de los roles ya que hay decisiones de ámbito político y nacional que nosotros ni podemos ni debemos tomar”, añadió.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!