Agua y cambio climático: un binomio inseparable

09 abril 2020 Agua

9 de abril del 2020
Redacción/Agua.org.mx

El mes pasado se celebró el Día Mundial del Agua. El tema fue agua y cambio climático. Sin embargo, la conmemoración pasó un poco desapercibida por la contingencia actual que vivimos globalmente debido a la pandemia ocasionada por el Covid-19. Vale la pena continuar la reflexión, pues la crisis sanitaria también se vincula con el agua y el cambio climático. Sin agua no hay forma de hacer frente a la pandemia, y el ciclo y la disponibilidad de este recurso está sufriendo transformaciones aceleradas debido al cambio climático.

De acuerdo con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, el cambio climático es un fenómeno atribuido, directa o indirectamente a la actividad humana, que modifica la composición de la atmósfera y que se suma a la variabilidad climática natural. El ciclo del agua es el conjunto de procesos que genera el movimiento del agua en la hidrosfera, es decir, el sistema material constituido por el agua que se encuentra bajo y sobre la superficie de la Tierra. Si partimos de estas dos definiciones, resulta más fácil comprender el vínculo entre el agua y el cambio climático.

Al modificar las condiciones de la atmósfera, el cambio climático transforma también el ciclo del agua. Esto generará presión sobre los recursos hídricos, pues cambiarán las precipitaciones, la humedad del suelo, el escurrimiento, la evaporación, el vapor atmosférico y la temperatura del agua. Estas transformaciones afectarán tanto la calidad como la cantidad del agua disponible para los seres humanos y el ambiente.

Se prevé que la temperatura en el planeta aumente entre 0.3 y 4.8 °C en los próximos ochenta años, dependiendo del control que se tenga sobre la emisión de los gases de efecto invernadero. Estas condiciones acentuarán el contraste en la precipitación entre las zonas secas y las zonas húmedas, y entre las temporadas de lluvia y de estiaje. Además, se prevé que aumenten los desastres causados por fenómenos meteorológicos como las sequías, los incendios, las inundaciones, las infestaciones de insectos, los deslaves y los derrumbes. Otros cambios, como el crecimiento poblacional, la urbanización y el consumo, también agravarán la presión sobre los recursos hídricos.

Las actividades humanas que más impactan el ciclo del agua son las que modifican la composición química de la atmósfera con la emisión de gases efecto de invernadero, además de la agricultura, la urbanización, la deforestación, la construcción de presas, la sobreexplotación de acuíferos, la extracción de agua de ríos y lagos.

La situación puede parecer catastrófica e inevitable. Sin embargo, es posible actuar frente a los problemas generados por el cambio climático y las transformaciones en el ciclo del agua. Para ello, es necesario que se planteen medidas de mitigación y de adaptación que den coherencia a las políticas de diversos sectores como el hídrico, el energético, el agrícola y el de ordenamiento territorial. El uso de los recursos debe planearse bajo el enfoque de la resiliencia climática, es decir, la capacidad para resistir, absorber, adaptarnos y recuperarnos frente a las modificaciones de nuestro entorno.

Sobre todo debemos cambiar la forma en que nos relacionamos con el mundo, del cual formamos parte. La pandemia actual nos recuerda, por ejemplo, que la manera en que se producen y consumen los alimentos no es sostenible ni para el planeta ni para nuestra salud. En México, el coronavirus está afectado a mucha población joven que padece de diabetes, sobrepeso u obesidad. Estas enfermedades se deben, en buena medida, a la alta oferta de productos procesados con poco contenido nutricional. La producción de estos alimentos también afecta al medio ambiente y, por lo tanto, al agua. Todo está relacionado directa o indirectamente.

Continuemos reflexionando en torno a estos problemas y, sobre todo, a sus posibles soluciones. Hay que comprenderlos, no como asuntos aislados, sino como situaciones que están estrechamente vinculadas. Solo así podremos hacer frente a la crisis que tiene paralizado al mundo y salir del encierro con nuevas miradas y acciones.

 

Referencias:

“Agua y cambio climático, el gran desafío”, en Día Mundial del Agua. 22 de marzo, [en línea: https://www.un.org/es/observances/water-day], [consultado 7 de abril de 2020].

Agua en México. Un prontuario para la correcta toma de decisiones, Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental, 2017.

Vandana Shiva, “Sobre el coronavirus: de nuestros bosques a nuestras granjas, a nuestro microbioma intestinal”, 3 de abril de 2020, [en línea: https://www.lavaca.org/notas/vandana-shiva-sobre-el-coronavirus-de-los-bosques-a-nuestras-granjas-a-nuestro-microbioma-intestinal/], [consultado 7 de abril de 2020].

Conferencia de prensa sobre Covid-19, 4 de abril de 2020, [en línea: https://www.youtube.com/watch?v=SCi8CoO_kQM].

 

Compartir
  • <$

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!