El derecho humano al agua

17 agosto 2010

17 de agosto de 2010

Fuente: El Sol de México

Por Claudia Sofía Corichi

El agua potable, es un elemento indispensable para la vida que debe ser considerada como un bien patrimonio de la humanidad; sin embargo, el acceso universal a ella es todavía una meta a alcanzar.

El costo de no tener acceso universal al agua potable y a los diferentes sistemas de alcantarillado es alto; la Organización Mundial de la Salud considera que el 80 por ciento de las enfermedades en los países en desarrollo son causadas por la falta de agua potable y de un saneamiento adecuado. La Organización de las Naciones Unidas nos muestra la gravedad del problema al afirmar que son aproximadamente un millón y medio de niños menores de cinco años, los que anualmente fallecen por falta de agua potable. Los muertos por enfermedades atribuidas a la falta del vital líquido, superan en mucho a los decesos provocados por las distintas guerras que afligen al planeta.

El incumplimiento del derecho a un constante abastecimiento de agua de calidad, impide, a su vez, el ejercicio pleno de otros derechos humanos, como el de la salud, la vida y el de vivir en un medio ambiente adecuado para el desarrollo humano. Actualmente son aproximadamente 884 millones de seres humanos en el mundo los que no disponen de agua potable, y alrededor de 2 mil 600 millones los que no cuentan con servicio de alcantarillado.

En nuestro país, son aproximadamente 10 millones los que carecen de agua potable y 14 millones los que no cuentan con servicio de drenaje. que son dos de los elementos de marginación más evidentes; esos millones de connacionales son los pobres entre los pobres.

Si bien el 75 por ciento de la superficie de la tierra está cubierta por agua, sólo el 4.5 por ciento es agua dulce, y de ella, el 74 por ciento está en los glaciares y en los casquetes polares. Adicionalmente, una buena parte de esa pequeña proporción de agua potable está contaminada y no es apta para el uso humano. En nuestro territorio, la disponibilidad de agua dulce por habitante se viene reduciendo de una forma preocupante; mientras que en 1950 cada mexicano disponía anualmente de 17 mil 742 metros cúbicos de agua, para el 2005 el promedio era de solamente 4 mil 427 metros cúbicos per cápita. Muchas de nuestras cuencas hidrológicas presentan un balance negativo entre extracción y recarga de agua, sobre todo en el centro y norte de la república.

La concentración de la población y de la actividad económica en zonas lejanas a los suministros naturales de agua, y la dispersión de la población en miles de pequeñas comunidades alejadas entre sí, son algunos de los principales obstáculos para ofrecer un adecuado suministro de agua potable en todo el territorio nacional. Otro grave problema es la insuficiencia en el tratamiento de aguas residuales, que impide su reutilización. Debemos de trabajar en esas dos áreas para garantizar la sustentabilidad y el abasto de agua para el futuro de México.

El pasado 26 de julio, la Asamblea General de la ONU aprobó, con el voto de 122 países -México incluido- una resolución que reconoce el derecho humano al agua y al saneamiento.

Mediante esta resolución, la ONU “declara el derecho al agua potable y el saneamiento como un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos” y “exhorta a los Estados … a que proporcionen recursos financieros y propicien el aumento de la capacidad y la transferencia de tecnología por medio de la asistencia y la cooperación internacionales, en particular a los países en desarrollo para proporcionar a toda la población un acceso económico al agua potable y el saneamiento.”

La resolución de la ONU, hará necesarias algunas modificaciones legales para que nuestro orden jurídico reconozca este derecho. Pero más allá de eso, será indispensable realizar un esfuerzo presupuestal y programático para que todos los mexicanos tengamos acceso a los servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento, situaciones irrenunciables para alcanzar una vida digna.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!