Empresas descargan al Atoyac aguas residuales sin tratamiento

05 junio 2017

05 de Junio del 2017
Fuente: El Sol de Puebla
Nota de: Maritza Mena

A pesar de que la Ley de Aguas Nacionales obliga a los titulares que tienen una concesión de aprovechamiento de aguas nacionales, a descargar sus residuos a los cuerpos receptores con un tratamiento previo, 206 empresas serían un importante foco de contaminación para el río Atoyac.


Foto tomada de El Sol de Puebla

De acuerdo con el Registro Público de Derechos de Agua (REPDA) están vigentes 6 mil 657 concesiones de aguas subterráneas en el estado para usos agrícola, doméstico, de servicios, industrial, pecuario, público-urbano y para múltiples servicios, pero el 18.7 por ciento está asignado al acuífero del Valle de Puebla.

Entre derechos de aguas superficiales, subterráneas, descargas de aguas residuales y zonas federales, existen 12 mil 349 títulos de concesión, casi la mitad de estas concentradas en la Cuenca Hidrográfica del Río Atoyac.

Las autoridades especulan que las 206 compañías que cuentan con una concesión o derecho para uso o aprovechamiento de aguas nacionales y permiso de descarga a cuerpos receptores de aguas nacionales, que representan el 3.0 por ciento de las concesiones asignadas a la zona, pueden ser un importante foco de contaminación.

Según señala el artículo 29 Bis, fracción III de la Ley de Aguas Nacionales, los concesionarios deben asumir los costos económicos y ambientales de la contaminación que provocan sus descargas, así como las responsabilidades por el daño ambiental causado.

Sin embargo, reportes oficiales añaden que existen más de 8 mil empresas que han contaminado el río, el tercero del país con más problemas de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua –Conagua-, la mayoría de ellas no tendría un título de aprovechamiento de extracción de aguas y algunas descargan sus residuos a drenajes municipales.

Un reporte de Greenpeace dice que de las industrias que desechan sustancias directamente al río Atoyac, el 78 por ciento no cumple con lo establecido en la norma NOM-001 respecto a parámetros básicos como metales pesados y 74 por ciento presentó niveles de toxicidad altos, por lo que las empresas no limpian sus cargas contaminantes e intoxican el río.

La Cuenca Hidrográfica del Río Atoyac está conformada por las subcuencas Río Atoyac-San Martín Texmelucan, Río Nexapa, Río Alseseca, Presa Manuel Ávila Camacho y Río Atoyac-Balcón del diablo, que a su vez conforman el acuífero del Valle de Puebla, ubicado en la región hidrológica del Balsas, según refiere información de los estudios técnicos del acuífero, disponible en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

AÑEJO PROBLEMA

Desde los años 70 aumentó sin control el asentamiento empresarial en zonas como San Jerónimo Caleras, Santa María Xonacatepec, San Aparicio, La Resurrección, San Miguel Canoa, La Libertad, San Felipe Hueyotlipan, Ignacio Romero Vargas e Ignacio Zaragoza en el Municipio de Puebla; así como en diversos ejidos de San Pedro Cholula y San Andrés Cholula en el Estado de Puebla, sin contar a los del vecino Estado de Tlaxcala.

Por otro lado, el extracto del juicio que se lleva a cabo en el juzgado tercero de distrito en materia administrativa respecto de la contaminación del Atoyac asegura que desde la época del “Porfiriato”, se detona el establecimiento de diversas empresas textiles a las orillas del afluente, en ese momento sin ninguna regulación ambiental.

“A partir de ese momento surge de manera gradual el establecimiento de un corredor industrial entre Tlaxcala y Puebla en el margen del Río Atoyac, en donde los empresarios consideraban al agua propiedad privada, realizan su explotación sin ningún control e inician el vertimiento de agua residual industrial al río”.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La biodiversidad y el medio ambiente son esenciales para alcanzar el bienestar social ¿Sabes que toda la vida del planeta Tierra está en peligro?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!