Presas subterráneas, alternativa sustentable para el abastecimiento de agua

19 octubre 2015

Foto: La Jornada San Luis
 

Aunque el concepto de presas subterráneas no es nuevo a nivel mundial, en México se hizo realidad por primera vez en este 2015, cuando se construyó esta obra hidráulica en Charape de los Pelones, comunidad ubicada en la delegación Santa Rosa de Jáuregui, en el municipio de Querétaro.

El proyecto llamado Presa Subterránea Aire Número Uno se llevó a cabo por iniciativa del gobierno del estado de Querétaro, la Comisión Estatal de Aguas (CEA) y el director de Presas Bajo Tierra, SA de CV, Miguel Álvarez Sánchez, quien dirigió esta obra por la que, además, le fue otorgado el Premio al Constructor del Año 2015 que entrega la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CNIC) en la categoría de Proyecto Sustentable.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Cómo conoce usted este modelo de presas subterráneas?

Miguel Álvarez Sánchez (MAS): Yo estudié en la Universidad de Kioto, Japón, en la Facultad de Ingeniería. Tuve la oportunidad de participar un par de semanas en un proyecto con el que lograron separar las aguas dulces de las saladas mediante una presa subterránea. Ahí nació la idea y me quedé un tiempo para aprender este procedimiento.

miguel alvarez sanchez

 

En 1985 regresé a México, y desde ese año me di a la tarea de promover este proyecto en varios estados de la república mexicana en foros académicos y ponencias. Fue hasta este año que tuve un acercamiento con la Comisión Estatal de Aguas de Querétaro y pues decidieron apostarle al proyecto y darme la confianza para dirigirlo.

Los resultados fueron muy positivos. Las expectativas de obtener una buena cantidad de agua y suficiente para Charape de los Pelones se cumplió. En esta comunidad, que se encuentra en la delegación Santa Rosa de Jáuregui, es la más alejada del municipio de Querétaro y por más de 50 años habían tenido esa problemática.

AIC: ¿Qué ventajas en particular ofrecen las presas subterráneas?

MAS: La principal es que el agua no se evapora, queda almacenada debajo de la tierra en las condiciones normales por lo que no cambia su química, ni se pudre o contamina, solamente se aprovecha. Se conserva pura y se utiliza solamente la cantidad que se requiere, la demás sigue su ciclo normal. Además son más económicas y sustentables.

AIC: ¿Cómo es el proceso de construcción de una presa subterránea?

MAS: Consiste en construir una barrera impermeable, en el lecho permeable, frenando el viaje del agua que ha hecho por toda su historia; al bloquear ese paso del agua se arremansa, se almacena y, en consecuencia, al paso del tiempo se obtendrá un almacenamiento de agua muy considerable porque no solamente se almacena el agua en el sitio donde se hace la presa, sino que también se acumula aguas arriba, por lo que no sabe uno hasta dónde pueda llegar en almacenamiento.

La población en donde se instaló la presa, tiene ya una vida de asentamiento comprobada de más de 50 años, y a lo largo de toda su historia nunca había tenido agua, siempre la habían sacado precisamente del lugar donde nosotros hicimos la construcción.

Pero ¿qué pasaba en las épocas de estío? La gente tenía que excavar e ir siguiendo el agua hacia abajo para obtener el líquido. Con esta obra ¿qué va a suceder? Como ya se tiene lo más importante en un sistema de distribución de agua que es la fuente, esta se va a distribuir, recolectar, almacenar, tratar y volver al arroyo, pero ya tratada.

AIC: ¿Cuál es el porcentaje de agua que se rescata en este proceso?

MAS: Si usted bombea del arroyo 100 litros a lo mejor recoge 70 o 60, ya después de haber sido utilizada y tratada el agua; es un sistema completo. En esta ocasión, a nosotros se nos contrató la construcción de la pura fuente, lo demás la CEA tendrá que programarse para dar agua a toda la comunidad.

presas subterraneas abastecimiento agua
 

Nosotros partimos de una negación; a lo largo de varios años la CEA había hecho estudios muy serios para poder dar agua a esta comunidad; sin embargo, no eran factibles por el tipo de roca y la altura que tiene Charape de los Pelones; es por eso que nació el interés de trabajar en una alternativa diferente para obtener agua en condiciones más favorables y sin afectar la naturaleza del entorno.

Las presas subterráneas rompen muchos esquemas por su innovación. Son un sistema muy efectivo que da soluciones para muchos años. Nosotros trabajamos 23 días con sus noches en este proyecto, aunque hay que aclarar que el estudio lleva mucho más tiempo que la construcción.

AIC: ¿En qué condiciones o zonas son más recomendables las presas subterráneas?

MAS: Estas construcciones son más recomendables en las zonas áridas, semiáridas o costeras. En este caso, Querétaro tiene una zona de semidesierto y a pesar de los avances que ha logrado el gobierno en el tema, el agua siempre va a resultar insuficiente; es un elemento vital que debemos cuidar ahora y tratar de que siempre sea sustentable.

Otros aspectos que debemos considerar son la contaminación del agua y el abatimiento de los mantos acuíferos. Ante estos las presas subterráneas pueden tener otra aplicación, que es convertirse en una herramienta para agilizar y ayudar la recarga de los acuíferos.

AIC: ¿Cómo pueden las presas subterráneas ayudar a esta recuperación de los mantos acuíferos?

MAS: Detectando en las zonas de recarga naturales, se hace una barrera con el objeto de que la mayor cantidad de agua que se rebase o se vaya, o sea, la que no se puede infiltrar rápidamente, se detenga un poco más y al detenerse un volumen determinado va recargando el acuífero.

AIC: ¿Podríamos decir que las presas subterráneas representan la vanguardia en lo que se refiere a obras hidráulicas?

MAS: Vamos a manejarlas como otra opción, y que la propia demanda nos diga si se les puede ver así en un futuro. De momento vamos a verlas como una alternativa diferente para la solución a los problemas de agua en zonas de conflicto o semidesérticas.

No hay que olvidar que seguimos abatiendo el nivel friático de manera drástica. En los pozos se extrae mucho más agua de la que se debiera, entonces los acuíferos no son sustentables porque nos los estamos acabando. En el caso de Querétaro está ocurriendo eso, por lo que debemos considerar todas las alternativas posibles para dar solución a esta problemática.


19 de octubre de 2015
Fuente: La Jornada San Luis
Nota de Israel Pérez Valencia

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!