Derecho Humano al Agua

20 septiembre 2018 Agua

El derecho humano al agua y al saneamiento fue reconocido por la Asamblea General de la ONU el 28 de julio de 2010 y exhorta a los Estados a hacer todo lo necesario para dar a toda la población  agua potable y saneamiento de manera suficiente, físicamente accesible y económicamente asequible. En México, este derecho se reconoció el 8  de febrero de 2012 y está plasmado en el artículo cuarto,  párrafo quinto de nuestra Constitución; desde entonces, se evidenció la necesidad imperante de promulgar una nueva Ley General de Aguas acorde a este derecho. Esa Ley está pendiente de promulgarse desde 2013, y nuevamente se está discutiendo su posible promulgación por.

Tradicionalmente se ha administrado el agua con criterios político-económicos, con poca  participación de los ciudadanos y sin tomar en cuenta su ciclo natural. Esto ha deteriorado el ambiente, intensificado la vulnerabilidad ante fenómenos meteorológicos extremos y acentuado la inequidad.

La ONU señala que es necesario entre 50 y 100 litros de agua por persona al día para satisfacer las necesidades humanas más básicas. A pesar de que las cifras oficiales indican que México tiene altos niveles de cobertura en agua potable y alcantarillado, en ciertas regiones y para ciertos grupos socioeconómicos existen considerables rezagos. Según cifras oficiales, cerca de 11 millones de personas no tienen acceso al agua potable en nuestro país.

En las zonas de alto nivel  económico, se llegan a consumir hasta 800 litros por habitante al día, mientras que en otras, el consumo puede ser de apenas 20 litros diarios por persona, los cuales son surtidos por pipas y significan un alto costo para el consumidor. Cabe apuntar que la Conagua señala que el costo del agua no debería superar el 3% de los ingresos de la familia.

El derecho humano al agua es un factor de desarrollo y una oportunidad para avanzar hacia una sociedad incluyente, equitativa y justa. Para hacerlo realidad, es importante reconocer que la disponibilidad de agua depende en gran medida de la salud de los ecosistemas y es necesario tomar en cuenta diversos factores:

  • Que la demanda de agua se incrementa constantemente
  • Que 70% de las aguas superficiales presentan algún grado de contaminación y 24% tiene tal nivel de contaminación que es imposible darle un uso directo.
  • Que una tercera parte de los acuíferos de México están ya sobreexplotados.

La coordinación intergubernamental con responsabilidades claras, la gestión hídrica con un enfoque de cuenca, la inversión pública focalizada y auditada en infraestructura básica de agua, alcantarillado y saneamiento, el establecimiento de tarifas sustentables, el pago por servicios ambientales y el fomento a la participación ciudadana son algunas medidas que garantizarán el derecho humano al agua en México.

El tema de la nueva ley está en discusión nuevamente. Ayer y antier se llevó a cabo la Reunión Nacional por el Buen Gobierno del Agua dentro de la Rectoría General de la Universidad Autónoma Metropolitana, donde se discutieron muchas asuntos relacionados con la posible nueva ley.

La ciudadanía debe participar, en este proceso, pues de hecho, somos nosotros los beneficiarios de este derecho.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¿ Sabes lo que es el agua virtual y la huella hídrica?

 

Pon a prueba tus conocimientos con esta divertida trivia

¡Ir a la Trivia!