Imperioso proteger el acuífero maya

21 agosto 2017

20 de agosto de 2017
Fuente: Diario La Verdad
Nota: Carlos Matus

CANCÚN, Q. Roo.- Quintana Roo, Yucatán y Campeche tienen bajo su suelo la reserva más grande de agua dulce de México, pero también la más vulnerable, ante la contaminación de las ciudades, aguas residuales y agentes contaminantes, como son los plaguicidas, dieron a conocer investigadores de diversas instituciones académicas, autoridades estatales de los tres estados y Greenpeace México.

Foto: tomada de Diario La Verdad

Guillermo de Anda, arqueólogo y explorador subacuático, quien actualmente labora un mapeo digital de ríos y cenotes en la Península de Yucatán por parte de National Geographic y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), reveló que el estado de los cenotes ha comenzado a presentar degradaciones.

El explorador, quien encabeza el estudio del Gran Acuífero Maya, señaló que el volumen hídrico que existe en Quintana Roo, Yucatán y Campeche, se estima en más de 420 millones de metros cúbicos de agua, cantidad que podría abastecer a ocho estados del sureste del país durante 120 años.

“Estamos sobre el banco más grande de agua dulce en todo el país y el que menos protegido esta”, sentenció el explorador.

Dichos datos fueron confirmados por Juan Carlos Berdín, delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Yucatán, que señala que Quintana Roo es la entidad con mayor volumen de agua con más de 240 millones de litros, seguido de Yucatán con 140 millones y Campeche con 50 millones de litros.

    “Es importante realizar monitoreo constante para poder entender mucho mejor nuestro acuífero, nuestra agua subterránea que es tan abundante, tan importante pero vulnerable. Cuánto tenemos y lo más importante en qué condiciones está nuestra agua”, detalló el arqueólogo subacuático.

Ante esto, los focos de alarma se han prendido entre organizaciones ecológicas, como Greenpeace México e instituciones como la Universidad Autónoma de Campeche (Uacm), la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quienes señalan la presencia de cada vez más afectaciones en la calidad del agua.

Y es justamente con esta urgente necesidad, que Amigos de Sian Ka’an y el Gran Acuífero Maya tomarán acciones de manera conjunta para comenzar la protección de la gran reserva de agua, que es consumida por más de seis millones de habitantes en los tres estados de la región.

Gonzalo Merediz Alonso, director ejecutivo de Amigos de Sian Ka’an, expresó que tienen el compromiso de ver por esta riqueza natural que tiene Quintana Roo, Yucatán y Campeche. Señaló que será una colaboración con el arqueólogo Guillermo de Anda, líder del Gran Acuífero Maya para realizar investigaciones, luego difundirlas y fortalecer la educación ambiental, de entrada se enfocarán en el intercambio de información científica generada del acuífero.

    “Buscamos además fortalecer la exploración del manto acuífero de todo Yucatán, lo cual incluye Quintana Roo para recopilar la mayor información posible desde el punto de vista científica para luego generar políticas públicas que permitan la protección, conservación y uso sustentable del acuífero maya”, agregó.

En su opinión este proyecto es una de las iniciativas más importantes que en la actualidad se realizan en la península debido al impacto que pueda tener en cuanto a la generación de información para la preservación del patrimonio cultural, histórico y natural para la región, el país y el mundo.

VACÍO LEGAL

A esto se suma que de acuerdo a Jaime Rendón Vos Osten, investigador del instituto Epomex de la Universidad Autónoma de Campeche, hay un vacío legal que deja vulnerable a los cenotes derivado de la ley de aguas nacionales en materia de cenotes ya que la definición de las aguas nacionales y de las zonas federales destinadas a evitar la instalación de construcciones y actividades productivas en las orillas de las corrientes de agua, resulta inaplicable debido a la morfología de muchos de los cenotes ya que solamente considera extensiones horizontales a lo largo de los ríos o cuerpos de agua.

Dicha inadecuación del marco jurídico hace difícil una eficiente protección de estos cuerpo de agua. Como consecuencia, en el 2014 el Gobierno del estado de Yucatán emite el Decreto 193/2014 por el que se expide el Reglamento de la Ley de Protección al Medio Ambiente del Estado de Yucatán en Materia de Cenotes, Cuevas y Grutas.

En el artículo 12 titulado “Prohibición de verter aguas residuales del decreto”, se estable que “No podrán verterse en los cenotes, cuevas o grutas ningún tipo de aguas residuales, hidrocarburos, residuos sólidos urbanos, de manejo especial, plaguicidas tóxicos o residuos industriales, tampoco se podrán usar estos como fosas sépticas o sumideros”. Sin embargo, no se dice nada acerca de cómo proteger a los cenotes con relación a los escurrimientos procedentes de zonas de cultivo que generalmente tienen varios tipos de plaguicidas en sus aguas.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La biodiversidad y el medio ambiente son esenciales para alcanzar el bienestar social ¿Sabes que toda la vida del planeta Tierra está en peligro?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!