La relación entre los bosques y el agua

30 junio 2017

El 26 de junio se celebra el día mundial de los bosques tropicales que estableció en 1999 el programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Organización Mundial de la Conservación y la Unesco, con el objetivo de fomentar acciones sostenibles y promover un manejo adecuado de estos ecosistemas. Los bosques tropicales proveen un sinfín de beneficios y debe ser prioritario garantizar su sostenibilidad. En esta nota retomamos algunos de los aspectos más importantes de la relación entre los bosques y el agua.

Los bosques ocupan aproximadamente el 30 por ciento de la superficie del planeta y el 35 por ciento en México, Estos controlan la erosión, mejoran la calidad del agua e inciden en la regulación del clima, esto entre otros valiosos servicios como disminuir la salinización y fijar carbono, además del esparcimiento y la provisión de madera y otros productos forestales.

Así, al remover esta cubierta forestal, la infiltración y la capacidad de almacenamiento del suelo se verán limitadas; la descarga de agua aumentará y se incrementará el riesgo de inundaciones durante las tormentas o en temporada de lluvias, y de sequías durante el estío. Es importante aclarar que aunque los bosques pueden mitigar caudales pico en cuencas pequeñas —a escala local, de pocos cientos de hectáreas—, tienen poco efecto contra inundaciones producidas por lluvias prolongadas y fuertes en cuencas grandes.

Por otro lado, el mayor aporte de los bosques al ciclo hidrológico es en la calidad del agua. Al minimizar la erosión local, los bosques reducen los sedimentos en los cuerpos de agua, además de detener o filtrar contaminantes en la hojarasca y el sotobosque. Por esto, una buena cubierta forestal es ideal para las cuencas que suministran agua potable.

Hay tres elementos a considerar en los bosques: el dosel, el suelo y las raíces. La forma en que estos interactúan en el ciclo hidrológico es compleja, hay que reconocer que los impactos no son aislados y ocasionan, a su vez, otros. Es decir, un impacto repercutirá en uno o más elementos, y de esta interacción podrán resultar nuevos impactos.

De manera general, estos son algunos puntos importantes de la relación entre los bosques y el agua:

  • Los bosques pueden interceptar entre el 10 por ciento y hasta la mitad de la precipitación anual en México.
  • Las diferentes capas de vegetación de los bosques especialmente arbustos y hojarasca, amortiguan la lluvia y protegen de la erosión superficial.
  • En pendientes pronunciadas y a poca profundidad —menos de 3 metros—, los bosques pueden estabilizar el  suelo por el anclaje de sus raíces.
  • Las cuencas cubiertas por bosques pierden —“producen”— menos aguas que las poseen otras coberturas.
  • Dada la evaporación del agua que intercepta el dosel y la hojarasca, el bosque influye en la regulación local del clima.

Para alrededor de 350 millones de personas que viven dentro o cerca de bosques densos, estos constituyen su fuente de subsistencia y de ingresos. De acuerdo al Banco Mundial, los bosques han creado empleos que han generado anualmente un valor bruto que supera los USD 600 mil millones, alrededor de un punto porcentual del producto interno bruto (PIB) mundial.

Reforestar cuencas fluviales puede contribuir a reducir la pérdida de suelo, evitar que se sedimenten los cursos de agua y a prevenir inundaciones locales, además de a conservar y generar empleos. Te invitamos a conocer más información aquí. 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!