Recuperar el caudal del Río Nazas en la Zona Metropolitana

28 octubre 2009

27 de octubre de 2009
Fuente: El Siglo de Torreón
Por Gerardo Jiménez González

A LA CIUDADANÍA
La preocupación sobre la problemática del agua en La Laguna debe conducir no sólo a efectuar señalamientos sobre los impactos que está teniendo en la población y la naturaleza, sino también implica formular propuestas que contribuyan a ventilar soluciones; a fin de cuentas, todos somos usuarios de este recurso del que nuestra vida y trabajo dependen, pero también el de las futuras generaciones de personas que residen en esta región

Ciertamente, la punta del iceberg que destaca esta cuestión lo constituye la presencia de sales arsenicales en el agua que bombeamos y destinamos para el consumo doméstico, algo que ya nos afecta a un buen número de hogares de la Zona Metropolitana. Sin embargo, esta problemática es de sumo compleja y por ello su estudio y las soluciones que se contemplen para resolverla deben considerar las diferentes causas y concausas que determinan la diversidad de aristas en que se manifiesta; estamos convencidos que esta cuestión debe atenderse con una visión de cuenca hidrográfica, por lo que toda medida hay que asumirla en esa perspectiva.

Es con esta postura propositiva y con dicho enfoque integral que algunos académicos de universidades y grupos civiles locales nos venimos manifestando a través de publicaciones académicas y periodísticas, en los foros o escenarios que se organizan en la región y fuera de ella, o encauzamos nuestra participación en las gestiones que realizamos ante los organismos oficiales responsables de regular el uso del agua, aunque en ocasiones no se nos considere en la toma de decisiones o discrepemos sobre la forma en que éstas se asumen.

Una de las propuestas que hemos insistido desde el espacio público de la sociedad civil, particularmente en torno a la coalición civil del Encuentro Ciudadano Lagunero, se considere como alternativa parcial para recuperar el acuífero granular principal del cual depende el suministro de agua de las ciudades y comunidades en que reside la mayor parte de la población de La Laguna, es fluir el caudal de agua proveniente de las presas El Palmito y Las Tórtolas por el cauce del Río Nazas en el trayecto que atraviesa la Zona Metropolitana, hoy denominado "lecho seco", como un mecanismo de recarga natural de los conos de abatimiento que almacenan las aguas subterráneas en el entorno urbano.

En virtud de que no se tiene la suficiente información para determinar con certeza que esto ocurra, particularmente sobre los niveles piezométricos que presenta la red de pozos ubicados en dicho entorno, la propuesta se formula con la finalidad de que se destinen recursos para realizar los estudios que la fundamenten. Sin embargo, ésta puede tener viabilidad considerando las opiniones de expertos locales consultados y de la información obtenida de estudios como el que elaboró el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) en los años 1991 y 2000, en los cuales se evaluaron sitios de recarga sobre el cauce del Río Nazas con resultados aceptables en la medida que concluyeron "

Si bien dicha propuesta aún carece del soporte técnico adecuado para el cual habría que destinar los fondos necesarios que apoyen la realización de esos estudios, a la vez de que también requiere considerar las implicaciones económicas, sociales, legales y políticas relacionadas con los derechos de agua de agua superficial que se dispondrían, los costos de creación de infraestructura para el manejo del caudal en un tramo del río y sus consecuencias sobre los asentamientos aledaños, la restauración del ecosistema ripario y otros aspectos, y a pesar de que solo es una solución parcial al problema hídrico regional, es más aceptable en esa visión de manejo sostenible de la cuenca hidrográfica que la onerosa creación de una planta potabilizadora artificial.

Nuestra propuesta implicaría establecer una potabilizadora natural que paralelamente podría mejorar la calidad del agua, pero también los valores ambientales al crearse un corredor de vegetación y fauna aunado a otras funciones ecológicas, y escénicos al ilustrar el paisaje hoy desolador del "lecho seco" que se ha convertido en un sitio de descarga de aguas residuales urbanas e industriales y de basura. Con el tiempo podríamos restaurar el ecosistema ripario y crear un espacio público de recreación de los laguneros. En resumen, la recuperación del caudal ecológico del Río Nazas en el tramo que atraviesa la Zona Metropolitana, es una medida que debe valorarse como parte de un programa de recuperación gradual del acuífero granular principal, que aportaría una solución parcial dentro de una estrategia que busque un manejo sostenible del agua y los ecosistemas riparios en nuestra deteriorada cuenca hidrográfica, estrategia que debe sustentarse social, ambiental y técnicamente, pero que también debe ser consensuada entre la población lagunera.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!