Saneamiento de aguas residuales en Morelia es insuficiente

13 mayo 2014

Las aguas residuales de Morelia no se tratan de manera correcta, en su totalidad. (2014-05-12)
 

La planta de Atapaneo es la que se encarga de sanear las aguas del Río Grande, mil 200 litros de agua por segundo son descontaminados en estas instalaciones que se ubican en los linderos de la ciudad, después del paso de estas aguas contaminadas por la urbe y mientras tanto a su paso por las diferentes colonias, los morelianos deben lidiar con los contaminantes que contienen estos ríos.

El director del OOAPAS, Augusto Caire, ha expuesto que se tiene contemplado un proyecto para instalar colectores marginales en la ribera sur del Río Chiquito para evitar que los drenajes lleguen a éste, estos se construirían desde Avenida Camelinas hasta Avenida Ventura Puente, y desde ahí hasta la Avenida Héroes de Nocupetaro en ambas márgenes, esta propuesta tiene como finalidad aminorar la contaminación en el afluente.

Sin embargo, en un contrapunto Arturo Chacón, investigador del Instituto de Investigaciones sobre Recursos Naturales (Inirena), subrayó que el tratamiento de aguas en Atapaneo es sólo primario, es decir, sólo se retira la materia orgánica de las aguas mientras que los metales pesados que se disuelven en éstas permanecen después de su paso por dicha instalación, “hay procedimientos como resinas de intercambio iónico, que podrían usarse para erradicarlos (metales pesados) pero su costo es demasiado elevado”.

El agua resultante de este proceso no se puede beber “es tóxica… lleva un porcentaje de riesgo”, el cual puede llegar a fuertes proporciones, pues debe recordarse que esas aguas son usadas incluso para el riego de verduras.

 

Diversidad botánica reducida en 70 por ciento

En el Río Chiquito, mediante un estudio de la Facultad de Biología de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, durante 2005 se detectaron un total de 840 especies de 97 familias diferentes de plantas. Sin embargo, Chacón Torres resaltó que un 70 por ciento de la diversidad original existente en los ríos de Morelia ya fue erradicada y continúa en declive, mientras se acorta el bosque para continuar con los desarrollos urbanos.

Bosques de oyamel, pino, arbusto, ahuehuetes, cirinos, fresnos, matorrales y vegetación semiárida componían originalmente la flora original en los cauces, y aunque un 30 por ciento ha sido reemplazado la erradicación de dicha diversidad puede continuar de no revertirse la contaminación.

 

Modificación a cauces se debe regular

Toledo Álvarez señaló que la parte de los caudales de los ríos Grande y Chiquito que pasan a través de la mancha urbana moreliana ha sido modificada para la construcción de viviendas, caminos o instalaciones comerciales, pero además se ha hecho sin una regulación debida y no otorgar facilidades de construcción en las márgenes. Las modificaciones no sólo afectan en la capacidad de los afluentes, sino que además limitan la posibilidad de darles mantenimiento.

El funcionario mencionó que actualmente se trabaja en un proyecto en conjunto con la Conagua a fin de delimitar las zonas federales en las márgenes de los drenes y ríos para intentar recuperar espacio en éstas, y poder realizar las labores de mantenimiento y limpieza de los cauces ayuda a minimizar hasta en 60 por ciento la posibilidad de inundaciones.


12 de mayo de 2014
Fuente: Cambio de Michoacán 
Nota de José Antonio Castro

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!