Captación y aprovechamiento de agua de lluvia

14 mayo 2021 Agua

Redacción: agua.org.mx

Factores como el impacto del cambio climático sobre el ciclo hidrológico, el crecimiento poblacional y el estrés hídrico (cuando la demanda de agua es mayor a la cantidad de recursos hídricos disponibles) han evidenciado la necesidad de contar con diversas alternativas para asegurar el acceso al agua para toda la población. Un elemento indispensable para enfrentar los retos en torno al agua es el uso sostenible de los recursos hídricos, lo cual incluye el manejo integral del agua de lluvia.

La captación o cosecha de agua de lluvia es una técnica antigua para el abastecimiento del líquido a las poblaciones humanas; sin embargo, su aplicación fue suplida por la cobertura de agua entubada, dejando a las aguas pluviales como parte del sistema de drenaje, sin ningún aprovechamiento [1].

En los últimos años se han incrementado los esfuerzos por promover el aprovechamiento de agua de lluvia, tanto en zonas rurales como urbanas, debido a los múltiples beneficios sociales, ambientales y económicos de su utilización, como la mitigación de inundaciones, la disponibilidad de agua para usos no potables, la reducción en las tarifas de agua, la disminución y prevención de la sobreexplotación de acuíferos y cuerpos de agua superficiales, así como de su contaminación[2].

Pese a que las ventajas del aprovechamiento de agua de lluvia son numerosas, es necesario contemplar que los sistemas cuentan con algunas desventajas, como la dependencia directa de la cantidad de precipitación en las distintas zonas y las características químicas y biológicas del agua. Por ejemplo, en zonas urbanas con altos niveles de polución en el aire se recomienda que el agua de lluvia pase por distintos procesos de filtración y limpieza para evitar daños a la salud humana[2].

Un sistema de captación de agua de lluvia (SCALL) consiste en un arreglo que permite interceptar, recolectar y almacenar agua de lluvia [1].

Un SCALL típico implementado a nivel domiciliar consta de las siguientes secciones: recolección o captación, conducción, separador para las primeras lluvias, almacenamiento y tratamiento[3]. Ver Ilustración 1.

Ilustración 1. Componentes de un sistema de captación de agua de lluvia SCALL. Obtenido de Red Temática en SCALL.

 

El SCALL puede ser localizado casi en cualquier lugar; sin embargo, existen zonas cuyas condiciones son más favorables y lo hacen más económico y eficiente, por ejemplo, aquellas con precipitaciones de media a alta y con una amplia distribución temporal o aquellos lugares con grandes superficies de techos como áreas potenciales de captación de lluvia[4].

Los aspectos más relevantes para habilitar un SCALL son:

Precipitación pluvial promedio anual del lugar: Valor obtenido mediante el promedio de lluvias registradas en un año. Un milímetro de lluvia equivale a un litro/m².

 Intensidad  de la precipitación: Es igual a la precipitación sobre tiempo, suele expresarse en mm/hr.

Distribución temporal de la precipitación: Las localidades con precipitación pluvial distribuida en un mayor número de meses del año, favorece a los SCALL, por ejemplo, en las zonas subhúmedas y húmedas.

Superficies de techumbres o áreas de captación de agua de lluvia: Entre más grandes sea la superficie, mayor cantidad de agua podrá ser captada.

Material del área de captación: El coeficiente de escurrimiento es la relación entre el volumen escurrido y el llovido. Existen coeficientes de escurrimiento para diversos tipos de techos o áreas de captación.

Distancia entre el área de captación y lugar de almacenamiento: La zona de almacenamiento debe estar, preferentemente, en un punto más bajo para que el transporte del agua sea por gravedad. El costo es mayor a medida que aumente la distancia al lugar de almacenamiento.

Tipo de material donde se ubicará el almacenamiento: Repercute directamente en el costo de la excavación y construcción del almacenamiento.

¿Estás interesado en aprovechar el agua de lluvia en tu hogar?

Te dejamos la liga de los programas gubernamentales, así como de las empresas e instituciones líderes en la captación de agua de lluvia en México.

 

Fuentes consultadas: 

[1] Ortiz-Moreno, J. A., Masera-Cerutti, O., & Fuentes-Gutierrez, A. F. (2014). La ecotecnología en México (Primera ed., p. 126). México, D. F.: Imagia.

[2] Soluciones Hidropluviales. Captación de agua de lluvia. Recuperado de: https://hidropluviales.com

[3] Red Temática en Sistemas de Captación del Agua de Lluvia. Infografía:  Componentes de un sistema de captación de agua de lluvia SCALL. Recuperado de: http://www.captaciondelluvia.org/publicaciones/

[4] Anaya-Garduño, M., Pérez Hernández, M., López Hernández & A., Martínez Ponce, I. 2018. Manual técnico.Sistemas de captación del agua de lluvia (SCALL). Red Temática en Sistemas de Captación del Agua de Lluvia. México, 35 p.

 

Compartir

En la búsqueda de frenar el cambio climático y avanzar sobre las estrategias de mitigación y adaptación al mismo, es indispensable el compromiso y la acción urgente de todas las naciones del mundo. Pon a prueba tus conocimientos en el tema de Cambio Climático y COP26 ¡Participa, aprende y diviértete!

¡Ir a la Trivia!