Internacionales

¿Qué determina la frecuencia y la intensidad de los huracanes?

13 septiembre 2017

11 de septiembre de 2017
Fuente: SputnikNews

CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El recalentamiento planetario, causado por las emisiones de dióxido de carbono generadas por la quema de combustibles fósiles, es la “causa de la mayor frecuencia e intensidad” de los huracanes en el planeta, dijo a Sputnik la investigadora del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Margarita Campusano.

Imagen: REUTERS/ NOAA National Weather Service National Hurricane Center. Tomada de Sputniknews

Más de una década después del paso del huracán Katrina, que causó en 2005 la muerte de más de 1.800 personas y más de 100.000 millones de dólares en daños en Nueva Orleans, EEUU, “hay un consenso científico intergubernamental sobre el cambio climático como causa de aquella tragedia y los huracanes”, señaló la experta.

“El cambio climático es un fenómeno causado por la actividad humana, y entre las consecuencias está el incremento de la frecuencia e intensidad de los huracanes”, añadió.

La investigadora reconoció que siempre han existido este tipo de tormentas, pero ahora se estudian más huracanes de magnitud cinco cada año.

Otra novedad es que “estos fenómenos vienen acompañados de efectos devastadores originados en la evidencia científica de que el mar Caribe está más caliente que nunca; la temperatura del mar se está elevando”, dijo la responsable de un programa no gubernamental que comparte información con el World Resources Institute y el Worldwatch Institute de EEUU.

Un informe reciente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), en el cual participa el CMDA, pronosticó también que “veremos un incremento en el número, frecuencia y magnitud de los fenómenos”.

En el caso del huracán Irma, acompañado de las tormentas Katia y José, “estamos ante una clara evidencia de una mayor frecuencia y magnitud de estos ciclones tropicales”, dijo Campusano.

Los escépticos del cambio climático, como el presidente estadounidense Donald Trump, se enfrentan con las opiniones de las redes de expertos “de las que el CMDA forma parte, junto con otras coaliciones ambientalistas a nivel mundial”, explicó.

La vulnerabilidad de México

La experta indicó que México es uno de los países más vulnerables porque está sometido al influjo de dos océanos, el Atlántico y el Pacífico.

El CMDA ha insistido al Gobierno de México que no solo haga esfuerzos para la investigación de los gases de efecto invernadero, “sino que invierta en adaptaciones nacionales a las consecuencias por los fenómenos que antes no sucedían, con esta frecuencia y magnitud inusitada”.

Este país latinoamericano ha sufrido inundaciones y lluvias intensas a los largo de décadas e incluso siglos, “pero estos fenómenos no se presentaban de forma tan frecuente”, alertó Campusano.

La investigadora indicó que “ahora se están presentando otras zonas vulnerables, como la hemos analizado en el estado de Tabasco (provincia petrolera frente al Golfo de México), donde la población ha enfrentado situaciones de emergencias terribles por inundaciones, deslaves y desbordamientos de ríos”.

A escala mundial, lo que las estadísticas han ido mostrando es que “en el Caribe se fueron incrementando año por año los llamados refugiados climáticos”.

Se trata de decenas de miles de personas que pierden sus casas y quedan desamparados en cada temporada de ciclones.

También en el antiguo valle de México, donde se fundó la capital del país, sobre una matriz lacustre, “se presentan ahora inundaciones que son producto de lo que las autoridades llaman lluvias atípicas”.

México ha jugado un rol de liderazgo en cuanto a las metas y los compromisos del Acuerdo de París contra el cambio climático, reconoció.

Campusano sostuvo que, ahora que las diferencias con EEUU se acrecentaron por las políticas de Trump, es el momento de consolidar ese liderazgo.

“México debe cumplir con la meta de la transformación de la matriz energética nacional”, afirmó.

Pero no será fácil cumplir el compromiso.

El país latinoamericano se comprometió a lograr que el 25% de sus energías sean limpias para 2025, tanto solares como eólicas, y que para 2050 ese porcentaje llegue al 50%.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *