Inestabilidad social y sequía en México

06 octubre 2009

Análisis Crisis del agua.
Las autoridades han pronosticado que en el 2010 habrá una fuerte escasez de agua en el país.
El problema no es nuevo; tampoco sus posibles consecuencias

4 de octubre de 2009
Fuente: Reforma
Por Josué I. Hernández Díaz 

Han existido por mucho tiempo estudios y especulaciones sobre la relación que existe entre el clima, el medio ambiente y los seres humanos. A lo largo de la historia de México la presencia de sequías y otros cambios en el clima han sido frecuentemente asociados, además de baja producción agrícola y ganadera, con crisis alimenticias, migraciones e inestabilidad social y política.

En términos climáticos en el país se presentan una estación seca, que comprende aproximadamente de los meses de octubre a mayo, y una estación de lluvia, que dura de los meses de junio a septiembre. Otras alteraciones del clima que tienen marcada influencia en los cultivos son la presencia de lluvias torrenciales e inundaciones, la canícula -la temporada más calurosa del año, acompañada con una disminución notoria de la precipitación pluvial-, granizadas y heladas, además de perturbaciones climatológicas continentales tales como la presencia de huracanes y El Niño. En el caso del maíz, alimento básico en nuestro país, la sequía afecta los sembradíos durante la siembra y en el periodo de gestación de la mazorca, en el que se requieren lluvias regulares y abundantes.

El gradiente de distribución de la precipitación en el país va de escasamente 100 mm por año en las zonas del desierto subtropical del norte del país, en Baja California y partes de Sonora, hasta precipitaciones aproximándose a los 4 mil mm anuales en el norte de Chiapas. El Bajío, localizado en la Meseta Central, es una región de transición climática, en la cual la producción agrícola es significativamente vulnerable a la presencia de sequías. Con el 85 por ciento de la superficie nacional clasificada como árida o semiárida, casi cada año la ausencia de lluvias pone en peligro la producción agrícola de temporal en alguna parte de México. En el presente, más del 90 por ciento de las pérdidas anuales en la agricultura son causadas por la ausencia de lluvias.

Época prehispánica
 
Desde tiempos prehispánicos -más de 8 mil años-, la parte central de México, con sus ríos, lagos y suelos fértiles, ha sido un lugar que ha ofrecido ventajas para el establecimiento de asentamientos humanos. Los nahuas y los tarascos, por ejemplo, eligieron zonas altas y frías, que aunque tenían un régimen reducido de lluvias, eran complementadas por depósitos lacustres. En ese entonces, al parecer, las condiciones climáticas eran relativamente frías y secas, las que paulatinamente se volvieron más tibias y húmedas. Estas condiciones duraron aproximadamente hasta la mitad del Holoceno -los últimos 10 mil años- cuando aparentemente el clima se volvió más seco, especialmente entre 3000 y 2500 a.C. Posteriormente -entre 1300 a.C. y 800 a.C.- hubo otro cambio climático pronunciado en el que se incrementó la humedad.

Posiblemente el episodio más severo de condiciones climatológicas secas ocurrió aproximadamente entre 600 d.C. y 1550 d.C., siendo la aridez más pronunciada en las zonas del norte del país. Este episodio de sequedad permanente ha sido reportado también en Yucatán y Costa Rica, y contribuyó muy probablemente a la decadencia de las ciudades del periodo Clásico de los Mayas. Igualmente algunos investigadores han concluido que la ciudad de Teotihuacán, fundada bajo condiciones húmedas relativamente altas, también tuvo como factor importante en su colapso la ausencia de lluvias en esta misma época.

Información histórica y datos instrumentales que se remontan hasta el siglo XIV ofrecen evidencia de cambios significativos en el clima, teniendo esto una influencia significativa en las estrategias de subsistencia de la población. Diferentes grupos indígenas radicados en el Valle de México se extendían hacia las tierras áridas del norte durante periodos húmedos, pero rápidamente las abandonaban cuando el clima se volvía más seco. Se tiene información de que en las primeras décadas del siglo XIV aparecieron condiciones severas de sequía en la parte norte y central del país. Chichimecas nómadas de las zonas áridas del norte migraron hacia las partes altas y más húmedas de la meseta central de México. Uno de estos grupos, los aztecas, se asentaron en la isla de Tenochtitlán, en el Valle de México.

Posteriormente se presentó un cambio hacia condiciones ligeramente más húmedas entre los años 1354 y 1521, comprendiendo el periodo azteca y la parte inicial del periodo colonial. Sin embargo, en este periodo relativamente húmedo se presentó una sequía prolongada y fuertes heladas en el centro de México -entre 1452 y 1455- que se cree que contribuyeron a la pérdida generalizada de cosechas y que causó la hambruna "Uno Conejo", la cual originó emigraciones, enfermedad y muerte entre la población azteca.

La Colonia
 
La llegada de los españoles en 1519, con diferentes prácticas agrícolas, alteró el riesgo inherente a los cambios climáticos de manera importante. Hubo una expansión significativa en la irrigación, que incrementó la cantidad y la seguridad de la producción agrícola, pero al mismo tiempo generó la competencia por limitados suministros de agua en algunas regiones. Los españoles frecuentemente trataron de controlar lo mejor que pudieron este recurso, reemplazando las prácticas agrícolas de la población indígena. En este periodo una significativa extensión territorial pasó a ser propiedad privada de los conquistadores, de instituciones religiosas, de colonos y funcionarios. La principal actividad agrícola consistía en producir alimentos para los centros poblacionales y para los Reales de Minas.

De acuerdo a estudios iniciales de las sequías en documentos históricos -comprendidos entre los años de 1521 y 1821- se registran por lo menos 88 sequías significativas en el periodo colonial. Cuando éstas eran severas, o que se prolongaban por varios años, campesinos y peones, hambrientos y desesperados abandonaban sus lugares de origen en busca de alimentos, alterando e interrumpiendo las actividades productivas del campo. Una vez que estas masas hambrientas -y muchas veces enfermas- llegaban a las ciudades, originaban temor y fuertes tensiones sociales. Pocas décadas fueron tan calamitosas en todo el país como la de 1690, en la que un grupo de eventos climáticos inusuales tuvo implicaciones severas en la producción de alimentos. También, en los años de 1713-1714, 1739-1740, 1749-1750, 1771-1772 y 1785-1786 se presentaron aciagas combinaciones de sequías y heladas. Quizás el caso más extremo -y ampliamente documentado- de estos desastres agrícolas en esta época fue la "Gran Hambre" de los años 1785-1786,  que al combinarse la carencia de comida con una epidemia ocasionó que murieran más de 300 mil personas.

El México independiente
 
La Independencia de México -en septiembre de 1810- sobreviene en medio de precios del maíz altos, que tuvieron como principal detonante social la creciente carestía de los alimentos. El movimiento de independencia fue precedido por sequías y malas cosechas en 1808, 1809, y la gran crisis de 1810-1811. La insurrección fue sostenida por la enorme cantidad de campesinos y peones que se encontraban sin trabajo, sin alimentos y sin nada que perder. La Alhóndiga de Granaditas era originalmente un almacén de grano, construido entre 1798 y 1809, que sólo ocho meses funcionó como tal, ya que al iniciar el movimiento de Independencia sirvió como refugio a los defensores de la colonia.

Durante las últimas décadas del siglo XIX miles de hectáreas se enfocaron hacia cultivos comerciales, principalmente para abastecer las fábricas textiles, para lo cual se necesitaban abundantes trabajadores en el campo. Bajo el régimen de Porfirio Díaz el área cultivada en el país aumentó a 700 mil hectáreas, consecuencia en parte de la inversión masiva que tuvo la infraestructura de riego. No obstante de que los peones trabajaban en estas plantaciones, no estaban a salvo de las sequías que aparecían continuamente. En la península de Yucatán, en los años 1822-1823 y 1834-1835 se presentaron fuertes sequías con la consecuente aparición de hambre en el campo, causando migraciones a las ciudades y saqueos en poblados y haciendas. Fue en este periodo que se hicieron las primeras compras de maíz en el extranjero.

Se podría decir que durante el gobierno de Porfirio Díaz la producción de maíz creció al mismo ritmo que la población, entre los años 1877 y los primeros años de la década de 1910. Sin embargo, durante el periodo comprendido entre los años 1900-10 se incrementó paulatinamente la falta de lluvias. De acuerdo con datos de las estadísticas económicas del Porfiriato -las cuales se interrumpen en 1907-, los últimos años de la década de 1910 se vieron caracterizados por frecuentes sequías, principalmente en el norte del país, periodo en el cual declinó la producción de maíz en casi un 50 por ciento. Al igual que en el movimiento de Independencia, la Revolución, en noviembre de 1910, hizo su aparición en un México azotado por la sequía, siendo las más severas en los años de 1908, 1909 y 1910. Estos continuos desastres agrícolas vinieron acompañados de la consecuente secuela de hambre, desempleo y turbulencia campesina.

El periodo postrevolucionario
 
Una vez consumada la Revolución Mexicana, los más importantes periodos de sequía del siglo XX ocurrieron en los años 1948-1954, 1960-1964, 1970-1978 y 1993-1996. Las décadas de 1950 y 1960 fueron relativamente húmedas, especialmente en la parte central de México. Por el contrario, las décadas de 1970 y 1980 fueron particularmente secas, con reducidas cosechas. Al inicio de la década de 1990 se presentaron condiciones húmedas en la mayor parte del país. De manera particular, en año de 1979 la ausencia de lluvias ocasionó la destrucción de aproximadamente el 20 por ciento del área total plantada en México, siendo las pérdidas en una porción significativa de la parte central y norte del país; el periodo de 1987-1992 se produjo en el sureste de Estados Unidos y el norte mexicano una de las peores sequías del siglo XX; y el año de 1998 fue crítico en casi todo el territorio nacional en lo que respecta a sequías, ondas de calor e incendios forestales.

En general, la producción agrícola en el país se ha deteriorado a partir de la década de los sesenta, y durante estos años se empezaron a incrementar significativamente las importaciones de maíz. Desde la década de 1970, México se transformó en un importador neto de grano, alcanzando un total de 20 a 25 por ciento del suministro necesario durante a década de 1980. La explotación de agua subterránea para el uso agrícola empezó en la década de 1950, con la invención de las bombas centrífugas, pero aun después del reparto agrario, los campesinos que no tienen acceso a riego siguen y seguirán estando a merced de las sequías, como en las décadas y siglos pasados. La única diferencia, en comparación con siglos anteriores, es que en la mayor parte del siglo XX el gobierno federal tomó la responsabilidad de alimentar a la población cuando fue necesario y de responder a emergencias cuando había sequía en alguna región del país. En el campo, sin embargo, la situación no ha cambiado cuando hay sequías. No hay hambre, pero hay desempleo, migraciones a las ciudades del país y a los Estados Unidos, destrucción de los núcleos familiares campesinos, y miseria. Aunque México ya no experimenta las hambrunas de siglos pasados, aproximadamente una quinta parte de la población del país pasa hambre o está desnutrida.

Desafortunadamente en los últimos años la capacidad de los sistemas de riego para producir alimentos -especialmente cuando las lluvias son escasas- se está viendo amenazada. Hay un suministro insuficiente proveniente de ríos y presas; está presente un abatimiento continuo de los niveles del agua subterránea -generalmente no renovable-; y hay intrusión salina generalizada de los mantos acuíferos costeros en el noroeste del país. Hoy en día 50 por ciento del agua subterránea que se extrae proviene de acuíferos sobreexplotados que deberían ser considerados reserva estratégica. Pero hay un nuevo factor que hay que incluir: dentro de las mayores amenazas a la seguridad nacional están los efectos causados al medio ambiente por el cambio climático. Su mayor impacto en México se sentirá en los de por sí ya escasos recursos naturales como lo es el agua. Los escenarios para el país en las próximas décadas indican que se presentarán temperaturas más altas y un clima más seco en la mayor parte del territorio nacional, alterando significativamente la futura disponibilidad de los recursos hidráulicos.

Lo que ahora se está presentando es un problema indiscutiblemente diferente, de dimensiones que es necesario estudiar y de consecuencias que debemos anticipar: los impactos de la escasez de agua se están desplazando del campo a la ciudad, con impactos económicos y sociales cuya naturaleza aún no se hace evidente. El problema en el pasado era la sequía y su secuela de falta de alimentos y turbulencia social; el problema que viene será el de la carencia de agua, con implicaciones no sólo para las actividades agropecuarias, sino que también para las actividades industriales y de consumo urbano. Hay medio centenar de ciudades en el país con problemas crecientes de disponibilidad de agua, algunas de ellas con infraestructura hidráulica emergente de apoyo, pero ninguna con un esquema eficaz de gestión realmente sustentable.

El riesgo de inestabilidad
 
Aunque los problemas de agua en las ciudades son muchas veces originados por la administración disfuncional del recurso, generalmente se reacciona hasta que las dificultades se presentan, pero entonces es demasiado tarde. Una vez presente la primera crisis de disponibilidad de agua en las ciudades, se podría perder la confianza en ellas, alejándose como consecuencia las inversiones y el crecimiento económico. No hay precedente de algo parecido en nuestra historia. Bajo las nuevas condiciones que se están gestando, ya no será crítica la falta de alimentos sino la falta de agua. Lo que entonces probablemente seguirá serán tensiones entre los diferentes grupos contendientes por el recurso, disputas políticas y probablemente agresiones. Una vez perturbadas las actividades económicas aparecerá eventualmente la inestabilidad social. De esto sí tenemos precedentes.

El autor es director de proyectos especiales de la Comisión Estatal de Aguas de Querétaro.

josueihernandez@hotmail.com

Artículos relacionados
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder hacer frente a la actual crisis ambiental en México, las Instituciones del sector ambiental requieren de recursos económicos suficientes que les permita cumplir sus funciones ¿Sabes qué presupuesto fue asignado al sector ambiental para el 2022? Pon a prueba tus conocimientos ¡Participa en esta trivia y aprende del tema!

¡Ir a la Trivia!