La mala noticia, la crisis de CDMX es muy grave; la buena, hay salidas “futuribles”

28 junio 2017

27 de Junio 2017
Fuente: El Financiero
Nota: Mauricio De María y Campos

El 17 de febrero apareció un alarmante artículo en el New York Times de Michael Kimmelman (17-2-17) advirtiendo que el cambio climático y otros graves problemas- particularmente la escasez de agua- de la Ciudad de México- están amenazando su futuro y empujando a una congestionada ciudad capital al colapso. Consideré que se quedaba corta la apreciación, si dábamos la debida importancia a los desafíos de la inseguridad, el tráfico el desempleo, la desigualdad, la corrupción y los problemas de gobierno.

Foto tomada de El Financiero

Hoy me siento alentado por los esfuerzos y resultados de los trabajos realizados para una nueva Constitución (que no había valorado en sus avances y limitaciones), pero en particular porque este sábado pude constatar – a través de un magnifico Informe prospectivo sobre la CDMX-, que si bien los escenarios son catastrofistas para 2030 y 2050, si no hacemos nada por cambiar, también hay escenarios optimistas y escenarios razonablemente posibles de freno de la decadencia y de gradual superación de los desafíos, a condición de que empecemos a construir el futuro ya y que haya continuidad.

El Informe “Planeación Prospectiva para una Ciudad Creativa y del Conocimiento” discutido el sábado pasado en el Centro Tepoztlán Víctor Urquidi, fue presentado por sus autores: Mateo Lejarza, Secretario Ejecutivo de la Comisión de Ciudad Digital y del Conocimiento y responsable de formular políticas públicas para su implementación, y por Tomás Miklos, experto en temas de prospectiva y coordinador Técnico del estudio, asesorado por un grupo distinguido de expertos nacionales y algunos destacados extranjeros conocedores de los problemas urbanos nacionales y globales y con experiencia en imaginar y construir futuros posibles -no utópicos -, “futuribles” dirían los franceses.

El artículo aludido del NYT describe muy bien los grandes problemas de sequía creciente, escasez y mal aprovechamiento del agua y hundimiento de la ciudad, debidos al cambio climático, pero también a los problemas inherentes a su ubicación geográfica, a la desidia secular a viejos problemas, falta de planeación y deficiente administración de la CDMX. Alerta sobre un empeoramiento de los problemas por la inercia de las tendencias al tratamiento del gran problema del agua y del transporte público y privado y “la peor ubicación posible del nuevo aeropuerto internacional” y critica la trágica desconexión por razones políticas y económicas entre el Gobierno de la capital y el Gobierno Federal -“situación no exclusiva de México”-.

Por su parte, el informe Ciudad Creativa y del Conocimiento parte de la premisa de que, ante el proceso inercial de intensa descomposición que sufre la CDMX hay que poner en prioridad estratégica un conjunto de temas y políticas públicas novedosas y de largo aliento que impulsen una reconversión económica y social de la ciudad en las que el conocimiento, la ciencia y la tecnología cumplan un papel destacado y el gobierno asuma un compromiso de promover y orientar su desarrollo integral en el corto y largo plazo.

Se plantea un marco de planificación, en que los diversos sectores de la sociedad participen de manera efectiva en el diseño de las políticas públicas prioritarias y necesarias; contribuyan a su seguimiento y evaluación oportunamente y hagan las recomendaciones correctivas pertinentes como parte de un ecosistema integrado y colaborativo.

La Cuarta Revolución Industrial está frente a nosotros. Constituye un gran reto, pero también una oportunidad para nuestra Ciudad, si la entendemos desde un proyecto propio, a partir de sus grandes problemas y desafíos pero también de los grandes activos institucionales, recursos humanos, financieros que posee. Para ello hay que evitar el catastrofismo, y el determinismo tecnológico y social, así como las soluciones simplistas a desafíos tales como la inversión en infraestructura, la producción limpia, el empleo y los salarios remuneradores, la movilidad urbana e interurbana y el desarrollo sustentable e incluyente. Urgen grandes inversiones presupuestales, pero también imaginación y voluntad política para encontrar soluciones duraderas y compartidas.

De ahí la importancia de contribuir al diseño de un nuevo paradigma de productividad y competitividad urbana sostenible, pero al mismo tiempo- insistieron varios participantes en el foro, a crear una ciudad de la esperanza y de convivencia económica y social que sea más equitativa y realistamente viable, a través de la participación de todos los sectores y agentes políticos, económicos, sociales y culturales y no solo de los grandes intereses económicos y de poder político que dominan de manera cada vez más preocupante las grandes decisiones y se apropian y benefician preponderantemente de los recursos públicos que la Federación y el gobierno de la ciudad tienen a su alcance.

El informe identifica un conjunto de 36 variables sobre la cuales tienen que pilotearse la estrategia general de largo plazo y las políticas pública; entre otras, las relativas a la infraestructura, la educación, la producción científica y tecnológica, la conectividad digital ,la movilidad y el transporte público, la gestión del agua, la gestión territorial y espacial, la sustentabilidad ambiental, la cohesión social, la producción, el empleo y los salarios, la salud, la contaminación y el manejo de desechos, la pobreza y la desigualdad, la seguridad pública el estado de derecho y una eficaz gobernanza.

Los participantes identificaron algunas más como la auto- generación urbana de la energía necesaria por la vía solar y la conversión de desechos -esta última en planeación avanzada.

Insistieron también en la necesidad de atender la fragmentación espacial y social entre estratos contrastantes de clases medias y de sectores muy pobres y muy ricos, viviendo unos en grandes guetos de riqueza y privilegios y otros en entornos de pobreza y marginación extremas, en espacios y viviendas formales e informales, carentes de agua y otros servicios básicos y sin acceso a la educación de calidad, la conectividad, el transporte y la seguridad básica. Se destacó también el gran crecimiento horizontal del área conurbada metropolitana y la necesidad de una visión integrada y de políticas y acciones convergentes con las entidades federativas contiguas.

La crisis del país y de la CDMX es muy grave y obliga a acciones mayores, estructurales y urgentes. La reunión constituyó una oportunidad de deliberar con quienes participaron en el estudio y de plantear acciones complementarias que hagan posible iniciar un cambio de fondo y construir una ciudad creativa y del conocimiento, que sea sustentable, prospera, y segura para todos; una ciudad que ofrezca oportunidades de futuro armónico y servicios eficientes a las futuras generaciones y a una población con creciente longevidad.

Jorge Máttar, destacado mexicano, hasta hace poco Director del Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y Social de la ONU, describió bien el desafío y la urgencia del cambio en sus conclusiones sobre el Informe: ciudadanos y gobierno debemos actuar coordinadamente con una perspectiva de largo plazo; pero el largo plazo tiene que comenzar a construirse urgentemente hoy con metas, acciones y logros de inmediato, corto y mediano plazo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!