La Unesco da una prórroga de un año al Gobierno para informar del estado de conservación de Doñana

10 julio 2017

7 de julio de 2017
Fuente: El Mundo
Nota: Mar de Miguel

  • España deberá presentar un informe antes de diciembre de 2018 para evitar que sea declarado patrimonio en peligro
  • La Unesco a punto de incluir a Doñana en su lista negra
  • El fuego en el entorno de Doñana afecta a 8.486 hectáreas
Flamencos en las marismas de Doñana.Foto: Javier Barbancho, tomada de El Mundo

El 1 de diciembre de 2018 es la nueva fecha en la que cumplirá el plazo para que el Gobierno de España ponga una solución a las malas condiciones en las que se encuentra el acuífero de Doñana y entregue un informe a la Unesco.

El Comité de Patrimonio de la Humanidad, que ya advirtió en 2016 que el parque podría perder la catalogación de Valor Universal Excepcional, ha otorgado ahora casi un año de prórroga a España para revertir el declive que sufre el enclave y mejorar su conservación. Las diligencias españolas para restablecer el buen estado de los acuíferos, serán analizadas en la sesión del Comité de 2019.

Sin embargo, el nuevo texto que acaba de presentar la Unesco no nombra esta vez (sí lo hacía el anterior redactado en mayo de 2017) la inscripción de Doñana en la Lista de Patrimonio en Peligro, por petición del propio Gobierno, según informa la agencia de noticias Europa Press.

Doñana, parque nacional desde 1969 y natural desde 1989, constituye el humedal más importante de Europa para las aves migratorias que atraviesan el continente, por lo que fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad en1994. Se trata de un entorno en el que conviven más de 4.000 especies entre las que se encuentra el felino más amenazado del planeta, el lince ibérico. Más de 200.000 habitantes desarrollan, además, actividades de agricultura y pesca en este entorno, lo que obliga a una gestión apropiada de los recursos.

La alerta de su crítico estado parte del informe que presentó en mayo de 2016 la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG). En él se recoge que “el actual grado y modo de explotación de los recursos subterráneos en una parte significativa de la MASb [un acuífero llamado Almonte-Marisma], de mantenerse, comprometería el buen estado de la masa de agua subterránea y de los ecosistemas terrestres que dependen de ella”.

Este organismo apuntaba además en un informe, publicado el 16 de enero de 2016, que “la aplicación del Plan de Medidas del Plan Hidrológico de la Demarcación puede revertir esta situación”.

El plan de acción, propuesto desde la propia CHG, incluye un conjunto de actuaciones centradas en una disminución de la explotación de las aguas subterráneas hasta conseguir un uso sostenible de estos recursos.

Por otro lado, el Comité de la Unesco ha solicitado que se agilicen las estrategias comprendidas en el ‘Plan Especial de Ordenación de las Zonas de Regadío” aprobado en 2014, lo que contribuiría a la protección de las masas de agua de Doñana. Otros proyectos como como el dragado de la Cuenca del Guadalquivir o el almacenamiento de gas de la marisma oriental, han sido cancelados, lo que ha satisfecho a la institución internacional.

Reacción de asociaciones y grupos ecologistas

Para SEO/BirdLife (la Asociación Española de Ornitología), la prórroga de la Unesco solo retrasa “la agonía de Doñana”, como ha anunciado en un comunicado. El organismo ha reclamado además “una mayor contundencia a las administraciones” para impedir el deterioro del humedal y evitar que sea incluido en la lista negra de Patrimonio Mundial en Peligro. De no actuar a tiempo el daño podría ser irreversible, según los ornitólogos.

“La cuestión que valora la Unesco no es que España solucione el problema, sino que nuestro país presente los planes que demuestren que van a solucionar los problemas y que se van a ejecutar”, ha aseverado Roberto González, responsable de aguas de Seo/Birdlife.

“La sobreexplotación lleva dos décadas. El crecimiento descoordinado de todo el entorno de Doñana con cultivos y regadío, que tienen un alto consumo agua, afecta a las aguas subterráneas que son clave para el parque”, ha añadido.

En Doñana, la sobreexplotación del agua subterránea se está produciendo en todos los sectores del acuífero, según SEO/BirdLife, que también alerta del impacto en la reproducción de todas las especies que dependen del nivel del agua de este ecosistema, lo que afecta al 70% de las aves acuáticas amenazadas que nidifican en él.

“La situación en la que se encuentran los acuíferos de Doñana nos informa de la sobreexplotación que sufre la zona, porque está dividido en 16 sectores, 14 de ellos con tendencia negativa desde hace años”, ha afirmado.

“La mitad de los sectores en la que se divide el terreno tiene una situación peor a la que le correspondería por pluviometría, lo cual es una evidencia de que se saca más agua de la que el lugar tiene capacidad de recuperar”, ha destacado.

El grave problema de las explotaciones y extracciones ilegales de agua debe ser atajado, como ha afirmado la asociación, junto a una mejor gestión del sector agrícola y un incentivo en la reducción del consumo de agua.

“La toma de medidas se basa en cuatro puntos: el Plan Hidrológico del Guadalquivir (que está en su segundo ciclo), el plan de gestión Natura 2000 (desde el que se tiene que tomar unas medidas y plantear unos objetivos que no se han planteado) y el Plan de Ordenación de la Corona Norte Forestal de Doñana. Este último se ha desarrollado para ordenar los cultivos de regadío del parque. A nuestro entender este plan no soluciona por completo el problema porque existen varias líneas que no se han abordado”, ha concluído.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En la búsqueda de frenar el cambio climático y avanzar sobre las estrategias de mitigación y adaptación al mismo, es indispensable el compromiso y la acción urgente de todas las naciones del mundo. Pon a prueba tus conocimientos en el tema de Cambio Climático y COP26 ¡Participa, aprende y diviértete!

¡Ir a la Trivia!