Los hombres del poder

02 agosto 2017

31 de julio de 2017
Fuente: Quadratin
Nota: Gabriel Ibarra Bourjac

La Contrapropuesta de Alfaro

Son 30 años de discusiones estériles sobre cómo resolver el problema de abastecimiento de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara. Y el maratón de los “opositodo” continúa presente y goza de cabal salud.

Foto: tomada de Quadratin

A juzgar por el posicionamiento que tuvo en la semana el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro sobre el tema de la altura de la presa de El Zapotillo, el futuro de Temacapulín y su rechazo el trasvase a León, Guanajuato, queda claro que la politiquería seguirá como la principal muralla que obstaculiza el desarrollo de Jalisco.

¡Qué enredosos son los jaliscienses! Son 30 años y seguir discutiendo sobre el tema de abastecimiento de agua a la Zona Metropolitana, desde el gobierno de Guillermo Cosío Vidaurri, pasando por Alberto Cárdenas Jiménez, Francisco Ramírez Acuña, Emilio González Márquez y Aristóteles Sandoval, lapso en el cual se debieron de haber gastado más de 20 mil millones de pesos en proyectos frustrados y fallidos, mientras la metrópoli creció cuando menos 2 millones de habitantes.

El estudio de UNOPS

A finales de junio pasado el gobernador Aristóteles Sandoval dio a conocer los resultados del estudio realizado que le pidió el Gobierno de Jalisco a la ONU Medio Ambiente y la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), y que le sirvió para tomar la decisión toda vez que con la cortina de la Presa de El Zapotillo de 105 metros de altura o a 80 metros, los poblados de Acasio, Palmarejo y Temacapulín, quedarían en situación de riesgo ante una crecida del embalse, por lo que se considera necesario su reasentamiento.

Un mes después de este anuncio de que la cortina de la Presa El Zapotillo debe estar a 105 metros de altura y que permitirá almacenar 7.5 metros cúbicos (ya no los 16 M3 ni los 8.6 M3 que pudieron disponerse en el pasado, porque la precipitación y la cuenca van reduciendo sus volúmenes conforme pasa el tiempo), sale el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro a presentar su propuesta ante la opinión pública.

Sin sustento en estudios técnicos, hace su contra propuesta, y como lo hizo el hoy gobernador Aristóteles Sandoval, cuando era candidato, dice oponerse al trasvase a León y asegura que con la cortina a 80 metros se salva de inundarse Temacapulín, pero aclara que el agua alcanzaría los 70 metros de la cortina –remember su promesa de acabar con las inundaciones de Guadalajara- “donde por cuestiones de operación está presa debe dejar un colchón de 20% con relación a la altura con respecto al nivel de operación máximo de la cortina, eso implicaría que el agua llegaría a 70.7 metros de altura y así Temacapulin queda totalmente salvado” (Palabra de Enrique Alfaro).

En las cuentas de Alfaro y en lo que él dice querer, aceptando sin conceder que el Gobierno Federal le responda positivamente de que aceptará su propuesta y “no habrá trasvase a la ciudad de León”, serían 5.6 M3 los que se dispondrían de la Presa El Zapotillo, de los cuales 2 M3 irían para Los Altos y 3.6 M3 para la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Pero la realidad es otra: Lo que afirma Alfaro carece de sustento técnico y adelantamos que por ningún motivo la Comisión Nacional del Agua (Conagua) aprobaría su propuesta, por diversas razones: 1. El agua no es de estado alguno, el río Verde no es de Jalisco, y no se puede disponer en forma unilateral del vital líquido. 2. Jalisco forma parte de un país con estados federados y no es República, pero aunque lo fuera, a nivel internacional existen tratados que determinan el uso y distribución del agua, como lo hace México y Estados Unidos con el agua del Río Bravo- Rio Grande. 3. El Gobierno de Jalisco carece de los recursos para financiar la construcción de presas e infraestructura que le permitan resolver el problema de abastecimiento de agua a la ZMG y Los Altos.

O sea, aceptar lo que plantea Alfaro es esperarnos cuando menos otros seis años sin avanzar en la solución al problema de abastecimiento de agua a la ZMG y a Los altos. Y serían seis años más perdidos, como los 30 transcurridos.

Demagogo le dice López Obrador

La contra-propuesta de Alfaro no aporta nada novedoso, no tiene sustento técnico y el mensaje más bien lleva la intención de cachar votos con miras a la elección del 2018, de tal suerte que hasta su otrora aliado Andrés Manuel López Obrador lo tildó de demagogo.

Respecto a que debe cambiar el convenio de distribución de aguas del Río Verde, eso no es nuevo, es propuesta del propio Aristóteles Sandoval y habrá que ver en qué termina, partiendo de que son 7.5 M3 de los que se dispondrían de la Presa de El Zapotillo con la cortina a 105 metros, Jalisco pugna por el 76% y 24% para Guanajuato del caudal que se almacene en la Presa de El Zapotillo.

Claro está que no es lo mismo estar en campaña y ser candidato a convertirse en autoridad. Si Enrique Alfaro llega a la gubernatura, su posición que hoy asume, al igual que Aristóteles hace seis años, no la sostendría, por el hecho de que un hombre de Estado con visión de estadista le queda claro que el bien mayor se impone sobre el mal menor.

Pero bueno, hay que entender a Alfaro, suele equivocarse seguido, como esa promesa que también hizo de que resolvería las inundaciones de Guadalajara, lo cual es imposible a corto plazo, porque la situación que hoy registra la capital jalisciense requiere cirugía mayor, drenaje profundo, mucho más allá de las propuestas facilitonas de quien se siente Juan Camaney.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!