Saquean pozo de Ocotepec

02 septiembre 2017

2 de septiembre de 2017
Fuente: El Sol de Cuernavaca
Nota de: Israel Mariano

Tienen más de un mes sin suministro del líquido por contaminación.

Los vecinos de Ocotepec llevan tres semanas sacando agua del pozo de SAPAC. (Foto tomada de El Sol de Cuernavaca)

La necesidad por el servicio es mucho más que el miedo o la duda de saber si el agua sirve o no para consumo humano. Ciudadanos en Ocotepec y Acapantzingo, recriminan al Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (Sapac) que no les informa lo ocurrido con el agua contaminada. En el pozo la Noria Uno, las personas retiraron el candado de la malla y se abastecen de ahí, pues “ya no tiene olor a gasolina”, sin embrago, les dijeron que deben pasar dos años para que quede limpia. En Acapantzingo, de un momento a otro comentan saldrán a bloquear las calles: no tienen agua ni información.

Las semanas transcurren, la información se va perdiendo. Familias que viven en las cercanías del pozo, poco recuerdan que se había declarado en emergencia. Por falta de precisión -incluidas las autoridades del pueblo-, les vence la necesidad: abrieron el candado de la malla y llevan garrafas, bules y garrafones; con carretilla o cargando, a llenar los enceres directamente.

El pozo está en medio de las viviendas, ha sido “comido” por ellas. A simple vista no se nota; Rubén recuerda que desde hace un mes no tiene agua en la tubería, explicando que supo con su familia de la contaminación del agua.
No obstante, personal de Sapac, acudió recientemente, puntualizando que el sabor a gasolina tardará al menos dos años.

“Pero tenemos que acarrear de aquí, de dónde más”, manifestó Rubén.
Su casa queda a cien metros del aljibe: usa una caretilla; tres garrafones grandes y dos de menor tamaño.

¿Cuántas veces vienes al pozo?
“Las que sean necesarias para llenar lo que se va a utilizar en casa. Llevamos tres semanas sacando agua; nos dijeron que va a tardar para que esté totalmente limpia, y que seguirán limpiando el pozo”.

A pesar de eso, el agua es indispensable: “aunque huela a gasolina, no sabe a nada”, expresó Enedina.

¿No les da miedo consumirla?
“No nos han dado respuesta sobre si se puede usar; no tenemos recursos para comprar garrafones. No hay de otra: el reparto de agua por pipas es insuficiente”.

¿Desde cuándo la toman?
“Desde hace una semana. Sí nos da miedo, pero lo hacemos; huele poco pero no sabe a nada”, refirió divertida.

En Acapantzingo y Chapultepec, las cosas son distintas. Ahí ni agua ni información tienen. Desde hace diez días la mayor parte del poblado carece del líquido. La única explicación que les dio Sapac es la descompostura de la bomba del pozo San Juan. La exigencia es que si no hay servicio por las líneas de conducción, se haga con pipas.

Existen personas inconformes que han propuesto cerrar varias calles y de esa manera exigir el servicio, advirtió, Gerardo Abarca, ayudante de Acapantzingo. Además, lo habitantes subrayaron que aún no les informan qué ha pasado con el asunto de la contaminación.

“Es importante que vengan y expliquen a los vecinos cuál es el resultado de los estudios”, indicó Hortencia, vecina de la zona.

Si bien la contaminación se originó en Ocotepec, temen que un remanente pueda llegar hasta estas comunidades en los pozos de Chapultepec, que surte a poblados aledaños.

“No hay información oficial; tenemos que estar investigando, porque el director del Sapac no se digna a convocarnos, mientras seguimos con dudas”, insistió el ayudante.

 

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El equilibrio entre las especies y los ecosistemas es lo que ha permitido la evolución de la vida así como su permanencia en el planeta Tierra ¿Sabías que personas ponen en riesgo su vida para cuidar el medio ambiente y mantener éste equilibrio?

¡Descubre más acerca del tema con nuestra trivia semanal!

¡Ir a la Trivia!