Archivos de la categoría Internacionales

‘Fracking’, un camino erróneo

Frente a la escasez cada vez más evidente de petróleos convencionales, ciertos grupos interesados (y algunos gobiernos ligados a ellos) nos venden los hidrocarburos de esquisto (gas natural y, en menor medida, petróleos ligeros), obtenidos por medio de pozos horizontales y de fracking, como la gran panacea para el futuro. ¿De qué estamos hablando? ¿Cómo operan estas técnicas? ¿Qué impactos ambientales conllevan? ¿Pueden realmente ser una solución de futuro? A continuación argumentaré que este camino constituye una gran equivocación.

Ooho!, la alternativa biodegradable y esférica a las botellas con agua

¿Por qué se necesita una alternativa a las botellas de plástico? La respuesta es simple: la contaminación del medio ambiente. Usamos miles de millones de botellas de agua al año y sólo un pequeño porcentaje de ellas se reciclan, lo que arroja millones de toneladas de plástico en brazos de un proceso de descomposición que dura cientos de años. De ahí el interés en buscar una alternativa a un objeto tan introducido en nuestras vidas.

Peligro en el grifo: uranio contamina agua en California

En un parque de caravanas situado entre los cultivos de regadío que ayudan a hacer del valle californiano de San Joaquin la zona agrícola más rica del mundo, Giselle Alvarez, de 16 años, una de las pocas que habla inglés en la comunidad de campesinos, lee perpleja los avisos colocados en las puertas: en su agua potable hay algo peligroso.

Hace un mal tiempo buenísimo

Qué buen tiempo hace ¿verdad? da gusto salir a pasear en mangas de camisa e incluso tomar un poquito el sol en el parque. Qué maravilla. Pero ¿alguien ha caído en que acabamos de pasar la primera semana de diciembre? Y lo peor no es que hace un calor inquietante, angustioso para estas fechas: es que sigue sin llover.

El acertijo climático

Al menos en sus primeros días, a partir del lunes 30 de noviembre, y sobre todo con la avalancha de discursos presidenciales que le dio inicio, la COP21 –la 21 Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático– se mostró como una acumulación, más caótica que coherente, de pronunciamientos, declaraciones, entrevistas, diálogos, intercambios y, también, confrontaciones. Fue imposible olvidar el ominoso telón de fondo, tendido dos semanas antes por los atentados terroristas que sacudieron la ciudad sede, París, cuya presencia se mantuvo constante mediante el angustioso despliegue de seguridad, que inhibió legítimas expresiones colectivas de opinión. Sin embargo, la diversidad de escenarios, muchos de ellos establecidos en otras ciudades; la pluralidad de protagonistas y actores, que rebasó con amplitud a los representantes gubernamentales y a los expertos y funcionarios internacionales, y la riqueza, variedad e imaginación de gran número de propuestas e iniciativas fueron, poco a poco, integrando el perfil de los resultados previsibles, al cabo de dos semanas de negociaciones. Quedó claro desde el inicio que, cualesquiera que éstos sean, tendrán un carácter provisional y tentativo, constituyendo más una base para construir hacia el futuro que una meta alcanzada ya. De igual manera, parece haberse coincidido en que el elemento más valioso a extraer de la COP21 –expresado en algún tipo de instrumento vinculatorio– sería el derrotero común aunque diferenciado al que deberían comprometerse todos los gobiernos y sociedades. Sólo así podría aumentar la certidumbre de que, a fin de siglo, el calentamiento global no haya rebasado en demasía el objetivo de los dos grados centígrados.

SOS: ¡Necesitamos gobernar el agua!

Fortalecer iniciativas como el Consejo Nacional del Agua, involucrar la participación ciudadana y aprovechar la riqueza acuífera del territorio fueron las principales propuestas para solucionarlo.