Hacia una nueva ley de agua en México

El acceso al agua potable y al saneamiento es un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos. La Asamblea General de la ONU lo reconoció así el 28 de julio de 2010 en la resolución A/RES/64/292.

En México, este derecho forma parte de la Constitución Política desde el 8 de febrero de 2012, al reformarse el artículo 4o:

“Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines.

Párrafo sexto del artículo 4o. de la Constitución

En el artículo tercero transitorio de esta modificación se refiere a que “el Congreso de la Unión contará con un plazo de 360 días para emitir una Ley General de Aguas

Es indispensable que la academia y la sociedad civil organizada, participen de manera activa en el proceso de elaboración de una nueva ley que garantice la sustentabilidad en el aprovechamiento de este recurso, un acceso equitativo, así como una transparencia y rendición de cuentas en el manejo de los recursos para propiciar un acercamiento a la gestión del agua, de tal manera que se generen esquemas de gobernanza en los que todos seamos partícipes y responsables de su manejo y cuidado.

Durante la LXII legislatura, surgieron propuestas de la sociedad civil organizada y del gobierno sobre esta ley, se sometió a una breve discusión sin que se llegara a un acuerdo, por lo que su promulgación quedó en espera de una nueva discusión.

Actualmente se están definiendo nuevas propuestas y se han llevado a cabo varios eventos de análisis y debate.

Para la construcción de esta sección se contó también con el apoyo de GIZ

Propuesta 2015

Durante la LXII legislatura, se recibieron propuestas de la sociedad civil organizada y del gobierno sobre esta ley, sin que se llegara a un acuerdo, por lo que su promulgación quedó en espera de una nueva discusión.

Compartir

2 comentarios en “Hacia una nueva ley de agua en México”

  1. Buenas tardes, quisiera saber que tan legal es poner bombas conesctadas a la red publica para satisfaser la demanda de agua pwrsonal pues, en mi comunidad hay muchas casas en este fraccionamientobque tienen bombas para llenar sus tinacos, dejando casi sin agua a los demas vecinos, y hay hasta quienes hicieron sisternas.
    Y quisiera saber si esto es legal y/ o permitido gracias

    1. Armando Serrano, gracias por su comentario; la situación que nos explica es algo totalmente irregular y hacerlo puede traerle consecuencias administrativas por parte de su organismo operador. Las cisternas construidas después de la toma domiciliaria no tiene problema alguno pues están ubicadas posteriormente al medidor y será cobrada al usuario del predio según la lectura de este dispositivo. En el siguiente enlace encontrará los datos de contacto de organismos operadores del país, para que identifique el de su comunidad, se ponga en contacto con ellos y encuentren una solución al problema: https://agua.org.mx/biblioteca/directorio-de-organismos-operadores-de-agua-potable-alcatarillado-y-saneamiento-3/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *