Áreas Naturales Protegidas y servicios hidrológicos

16 julio 2018 Agua

Las Áreas Naturales Protegidas son las zonas del territorio nacional y aquellas sobre las que la nación ejerce su soberanía y jurisdicción, en dónde los ambientes originales no han sido significativamente alterados por la actividad del ser humano o que requieren ser preservadas y restauradas[1].

En México el esquema de áreas naturales protegidas (ANPs) ha evolucionado en el tiempo. Inició con el decreto de zonas de gran valor estético —bosques o zonas montañosas bien conservadas— con fines principalmente recreativos o de investigación, posteriormente se consideró su importancia como instrumento para la conservación de los ecosistemas, la biodiversidad[2], y desde hace casi 20 años se adicionan a estos objetivos,  su valor respecto a los servicios ambientales que prestan.

Los servicios ambientales, también llamados ecosistémicos, se refieren al conjunto de  funciones de los ecosistemas —indispensables para el mantenimiento, reproducción y sobrevivencia de los seres vivos— que generan beneficios y bienestar para las personas y las comunidades[3]; provisión de alimentos, protección contra fenómenos meteorológicos extremos, mantenimiento de los suelos y la captura carbono entre otros.

En este contexto los ecosistemas sanos —que mantienen su dinámica y funcionamiento— en áreas naturales protegidas brindan una gran variedad de servicios ambientales a la sociedad entre los que destacan los denominados hidrológicos;  “la provisión y purificación de agua, la regulación de los flujos pluviales y la regulación de la erosión, entre otros”.

Cabe señalar que estos servicios sólo se mantienen cuando la interacción entre los procesos naturales y sociales resultan en un manejo integral de los territorios[4] con visión de cuenca.

Es entonces fundamental que las ANPs cuenten con planes de manejo que operen de manera adecuada y que atiendan a profundidad la dinámica, y demás elementos, de los ecosistemas que resguardan.

Al mantener la dinámica natural de los ecosistemas —y dentro de ésta, el ciclo del agua— las ANPs:

  • Proveen de agua limpia para el desarrollo de las actividades humanas,
  • Previenen las inundaciones, el arrastre de suelo y por ende el azolvamiento de los cuerpos de agua superficial,
  • Filtran el agua hacia el subsuelo, la purifican y permiten la recarga de los acuíferos, y
  • Mitigan los efectos del cambio climático

Conocer esto nos permite visualizar la importancia de tener áreas del territorio dedicadas a la conservación de los ecosistemas, la biodiversidad  y su dinámica.

Mantener los bosques y zonas con vegetación es fundamental para lograr la seguridad hídrica.

En ciudades como la de México en dónde abastecer agua se ha convertido en un problema de grandes dimensiones, impulsar acciones de conservación y restauración de las zonas boscosas que circundan el valle contribuirían restablecer la dinámica natural del agua y así tener agua de calidad y en cantidad suficiente.

[1] Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (2016) Áreas Naturales Protegida de México. En: http://www.conanp.gob.mx/regionales/

[2] Galindo, C. (2016) Proteger la naturaleza evolución de un concepto. En: https://bit.ly/2xfWrj8

[3] Acción Ecológica (2012) ¿Qué son los servicios ambientales? Revista Digital Semillas. En: http://www.semillas.org.co/es/qu-son-los-servicios-ambientales

[4]  Madrid, L. (2011) Los pagos por servicios ambientales hidrológicos: Más allá de la conservación pasiva de los bosques. Consejo Civil de Silvicultura Forestal. En: https://bit.ly/2Lv2Vh9

Compartir
¿Sabes cuánto impacta el uso de plaguicidas en México?

Descubre qué tanto sabes del uso de plaguicidas en México y de sus consecuencias, tanto en el ambiente como en el ser humano.
¡Pon a prueba tu conocimiento respecto a éste tema con esta sencilla trivia

¡Ir a la Trivia!